por Ariel Fernández

La poesía contemporánea que se puede leer hoy en Argentina, abre un campo semántico que se afianza y establece un lenguaje preciso que aloja a lo cotidiano, a lo real, en el  centro de su eje temático. Sin embargo, a partir de lo concreto se expanden una serie de imágenes que aseguran la permanencia de la poesía. Porque lo real es despojado de la naturalización para hacerlo visible, para disfrutarlo para re-descubrirlo.
Así, las páginas de Un alhajero sin terminar de Gabriela Luzzi (Ediciones Santos Locos 2016) construyen un micro-mundo que con fuerza inusitada se expande, desplegando un mundo total que juega con la poesía para abrirse, para cerrarse y volver a abrirse dando cuenta de la inquietudes de la humanidad en sus detalles más íntimos. Un libro, la camaradería en la escritura, la solidaridad, el camino a casa o el encuentro causal en un mundo de desconocidos se convierten en personajes silenciosos que atraviesan cualquier existencia.
Ya, en la culminación del primer poema aparece una declaración de principios que pone en jaque a los determinismos que dominan el mundo contemporáneo donde la autora nos dice “metafóricamente/ inconscientemente/ literalmente/ todxs merecemos amar/ todxs merecemos amar/ todxs merecemos amar”.
Entonces el amor está en lo cotidiano, en las ruinas, en el engaño, en el dolor, pero también en lo que muchas veces dejamos pasar de largo. Pero en la poesía de Luzzi aparece un rescate casi heroico para ponerlo con belleza en la superficie de la poesía: “Un vendedor pone sobre mis piernas/ un paquete de pastillas DRF/ como las que veía en las/ revistas que me regalaba/ mi padre en esa casa no destinada/a que la habitáramos”.
Los versos libres de Gabriela Luzzi (libres en todo sentido) logran liberar al lector de una opresión sutil que desaparece cuando aparece el goce, y eso logra Gabriela con su poesía para cumplir con Oliverio Girondo cuando sentencia que “La poesía siempre es lo otro, aquello que todos ignoran hasta que lo descubre un verdadero poeta”. Y sin Dudas Gabriela Luzzi es una gran poeta.
 

1 comentarios:

Unknown dijo...

gracias! que hermoso todo esto que dice Ariel.

Publicar un comentario