escrituras.indie es un medio alternativo para la libre difusión de literatura y arte independiente | un espacio pensado para que escritorxs y artistas compartan y difundan su trabajo | todo nuestro contenido se comparte bajo una licencia creative commons 3.0

0 comentarios


II
Aterriza un avión
que se ha quedado sin motores

y  muere el piloto

qué precisión



XXIV

Enviar todas las naves del arsenal
    desorientadas hacia la
    t  o  r  m  e  n  t  a
    dejar           llover              pechos                   apagados
sobre         nuestras            plateadas            pistas            vacías
                    y esperar 
solo   nubes negras  
             enelhorizonte
qué placer contemplar la destrucción de lo valioso



XLV

Un niño señala un avión que despega
un niño señala un avión que despega
un niño señala un avión que despega
y sonríe
sosegado su padre lo mira
hace una pausa y responde:
desista, criatura, brote torpe,
balumba amodorrada
pimpollo, adalid de la perplejidad
tierna carne temeraria
que se agita
en las noche desesperada
bizarro gajo
que se deshace en
correteos/correterías
potencia despatarrada
en zapatillas de miniatura
desista, hijo, desista

acaso aprenderás luego
que tu mejor deseo
no te pertenecerá nunca.

un niño señala un avión que despega
y sonríe.



| Sobre el autor |

Federico Gonzalez nació en Quilmes en el '94. Hoy es docente, también colaborador en el blog Mundo Con Libros. En un rato quizás licenciado en Letras.
Alguna vez tendrá su taller de carpintería. Nunca podrá ser piloto de aviones.  
Mientras tanto -y todo el tiempo- escritor y políglota incompleto. Hace poco más de dos años, empezó a leer sus textos en ciclos de poesía y slams. Participó de los proyectos y publicaciones del colectivo Todxs lxs chicxs. Hace algunos años empezó a trabajar con Julia D'Anunzzio y Agustín Gautier en la recopilación y edición de la obra poética, los diarios y la correspondencia del poeta argentino-bielorruso de los ochenta, Fioktist Sokolowski."
3 comentarios

Stefan Zsaitsits 


APARTADO SOBRE LA ATROCIDAD 
a Lucas

El niño dice tiempo y le sangra la boca

grita como queriendo arrancar de golpe
el gesto muerto de un dolor
demasiado inútil
la columna torcida de sostener    
el peso de otros años
unas manos donde nadie espera
para la terrible ceremonia de mirarlo caer

no debería el miedo caminar descalzo
un paso y otro a la intemperie,

descenso transversal al agujero de los días.

el niño dice tiempo y le sangra la boca

un romperse contra toda luna

contra toda intensidad


(de Los días de Babel, México 2015)


NIÑO Y LUNA 


Están sentados. Uno al lado del otro, corazón adentro. 
El amor arde porque está vivo y el cuerpo es el martirio 
de un cáncer insufrible, precioso. No hay fuerza para mí 
en las palabras incapaces de condenarnos 
a la pérdida o al olvido. 
Están sentados.  
El niño dirá una palabra para temblar la noche: su nombre.
Va a escribirlo en una piedra. 
Con el tiempo a eso va  a llamarle perdurar, sin percatarse 
de que todo se borra, incluso este recuerdo.
Sin entender que crecemos 
en la medida en que aprendemos a no morir 
y que ninguna palabra basta para plantarnos de cuajo
en la memoria.   
Un día están sentados.
Al siguiente nunca más. 

(de Exterminio, inédito)


NIÑO Y REVELACIÓN 


Todo lo que se escribe está, por naturaleza, demasiado lejos 
de ser lo que es: como si para decir barco tuviera que pintar 
primero el mar. 
La idea del barco se anula sin la presencia del hombre mirando el agua 
y el agua arrastrando espuma. 
El barco no existe sin la superficie que empuja la palabra 
y la obliga a ser. 
Afuera está nevando. Digo Nieve. La nieve se anula 
si no hablo del frío. El frío se anula si no hablo del hombre. 

Todas las palabras son caminos de peregrinación hacia mí.


(de Exterminio, inédito)
1999 

Orozco deja este mundo. 

Mido con mi cuerpo la distancia de tu muerte
los pasos necesarios para cerrar la puerta.  
No escribiré la noche. Escribiré la pausa de mi puño
y su espera, la pasión de quien arranca la piedra de la tierra
y la palabra de la boca, algo a favor de lo indecible.
Seré breve: quiero hablar desde el fondo del río. 
Seré breve: nací con mi epitafio clavado en las manos,
al final todas las casas quedan grandes. 
Olga: esta cosa es el paisaje, nuestros cuerpos moldeados
al lugar de la espera. Esta cosa es el paisaje: 
escribir fuego. Morir de inmolación. 



(de Exterminio, inédito)

| Sobre el autor |
Pablo Romero (Tucumán, 1999)
Sus poemas aparecieron en numerosos medios digitales e impresos de América Latina y España. . Lleva a cabo diversos proyectos editoriales que consisten en la difusión de poetas de su misma generación.

Su primer libro, Los días de Babel, fue editado en México en el año 2015 por Stillnes & Blood Press.

| Contacto |

0 comentarios






| sobre lx autorx |

Hexico es diseñadorx gráficx e ilustradorx.  
Participa en el colectivo Liquen y en La Wocho haciendo fanzines y feriando

| Contacto |



0 comentarios
ilustración: Macarena Diosque




y hubo un monton de veces
en las que las palabras
se nos hicieron agua 
como el día que te encontré 
sentada afuera de mi casa
y entendí muy bien 
con la lógica
qué estaba pasando 
pero el cuerpo me respondió
de otras formas 
como la vez
que te vi todas las grietas todas
una al lado de la otra
el resquebraje de quien transitó 
por este mundo hostil 
de maneras poco adecuadas
como la mañana en que vi 
todas esas grietas todas 
enverdeciendo de a una
y te convertiste en un jardín de plantas
que visitaba para regar
con el agua 
que se volvieron
nuestras palabras.

... 

son
las doce
de la noche 

llego a la cama 
como quien llega
a algun lado 

me vengo
diciendo
que la vida
se hace
así
de a ratos

no consigo
dormir
pensando
en esto

sueño
dormitando
que me tajeas 
las heridas 
que ya cicatrizaron 

las sobretajeás

yo esperaba 
hacer
de estos 
ratos
al menos 
heridas nuevas. 

... 


ESTE POEMA NO VA A TENER SENTIDO PARA NADIE MÁS QUE PARA MÍ.

“la palabra libera”
me tatué 
en el brazo

la palabra libera
y yo aprendí
a ponerle 
nombre
a todo
aunque 
la rae
la lingüistica
y el cistema
me lo hayan
querido
negar

tengo palabras
inventadas
para satisfacer
un montón 
de necesidades
identitarias
afectivas
sexuales
políticas
o simplemente
por gracia

y hoy
un día cualquiera
ninguna
es 
la adecuada

inventé
un verbo
igual
suficiar
porque
decir
“no me es suficiente”
no me suficia

no se trata
de un nombre
no se trata 
de un pronombre
no se trata
de fluctuar
entre varias cosas

hoy
tampoco 
se trata
de inventar

se trata
de que agobia
a veces
tanta palabra

se trata 
de poder
algún día
hacer silencio
ahí
donde me obligan
y me obligo
a decir
para ser
y que ese espacio
suficie
por completo.


... 


lo tengo ahí al poema 
en el olor de la ropa 
recién planchada
después de las siestas
de marzo 
cuando me dí 
cuenta
que no todas 
las pieles
se sienten 
de la misma
manera
rozándose 
en la cama

lo tengo ahí al poema 
en cómo te refleja 
la luz caliente 
los pelitos claros 
de la pierna 

lo tengo ahí al poema 
en el olor a ginebra 
de la botella de llave 
los viernes a la  noche
en córdoba capital 

lo tengo ahí al poema 
lo huelo
lo veo
lo tomo
lo toco
no es necesario
que sean palabras. 

... 

ME CANSÉ DE DECONSTRUIR EL AFECTO, QUIERO ENCONTRARME DONDE SE ESTÉ CONSTRUYENDO.

estoy
afectivamente
agotada
de usarme de cuerposacrificio
para no cuestionarnos
nuestros
egos
políticos

me siento
afectivamente
agotada
drenada
anulada en función
de los deseos de otres
que desconocen
o ignoran
los míos

estoy
afectivamente
agotada
me siento
el punchingbag
del poliafecto
dale wachi
dame un poquito
más fuerte
que según dicen
así
estamos
desaprendiendo

me siento
afectivamente
agotada
y las noches se me van
pensando
cómo modificarme
para deconstruirme más
al final
me deconstruyo tanto
que no tengo ninguna forma
no soy humana
y todes piensan
que pueden pasar
por mis ruinas
y sentarse
sobre ellas
a descansar

estoy
afectivamente
agotada
desarmé
toda
la casa de legos
pero
con las piezas
no sé hacer
nada nuevo

me siento
afectivamente
agotada
de mirarme el pecho
y urgar
pensando
que soy responsable
de las actitudes
que tienen
les otres

estoy
afectivamente
agotada
y mis amigas me dicen
que pare
que no abra el paraguas
que todavía
no pasó nada
pasa que ellas
no ven la lluvia ácida
que tiran
tantas redes afectivas
descuidadas.




| Sobre la autora |


Macarena Diosque nació en el norte argentino en 1990. Es lesbiana, transfeminista, antiespecista. Sotiene blogs de poesía desde los 13 años, actualmente escribe en horrrenda.tumblr.com. Coordina el ciclo Emergenta, Poesía Disidente y el Slam de Poesía Feminista de Salta. Se autoedita bajo el pseudónimo “Horrenda”, contribuye con editoriales independientes del NOA y acaba de lanzar un proyecto editorial llamado Ofensiva Ediciones junto con Andrea Mansilla, editora salteña. En Diciembre del 2017 sacó su primer libro, “Retroactiva” con la editorial Killa Producciones de la ciudad de Salta y su segundo libro “Hueco” se presentará este mes. Es estudiante de la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación de la Universidad Nacional.