1

Dejó volar la libido,
una respuesta así no matar mi alma.
Corazón que aprietas sangre y no revientas.
Mi libertad, es libertad en la ilusión.

Ilusión,

de dejar correr la sangre infectada por todo mi cuerpo;
la sangre de la paranoia de la libertad,
esa que es la condena de lo que aprieta y no revienta.

2

Espero una respuesta poética y,
recibo poesía que no se responde.

Y más aprieta.

3

Siento este final que recorre mi cuerpo,
hasta estallar adentro.

Y la sustancia tóxica invade el resto por dentro.

Salir,
Salir,
Salir,
Tiene que poder salir hacia afuera.

4

Siento:

un pequeño arañazo doble al costado de los ojos,
un espasmo de dolor en lo superior del rostro,
a las fisuras, las fisuras de este pequeño planeta tierra.

Me sostengo la cabeza con ambas manos y de ambos lados.
Me doy cuenta de que estoy todo abierto, mojado y deforme.

Intento componer el planeta con ambas manos y,
las grietas no cierran
se bifurcan por todo el cuerpo.

Más,
Más,
Mas. Y mayor desesperación. Salio afuera.
5

Ahora el tóxico recorre mi bello Adonis,
ya no se de donde sale, sin darme cuenta se abrieron mas grietas.
Y hay más fisuras que son eternas de un momento que no compone.

Bello.
Agrietado.
Contaminado.

6

Ahora estoy desnudo y parado frente al espejo.
Pintado de este líquido sufriente que sale de mi cuerpo.
Me detengo, paralizaré esta imagen.

ESTA ES LA FOTOGRAFIA QUE TE REGALO.

2 comentarios:

El Viajero Sedentario dijo...

Vaya, vaya, vaya... qué tenemos aquí?

No sabía que se te daba tan bien lo de la poesía.
Este poema en particular me resulto algo asi como a medio camino, entre un poema y un relato de una sucesión de sentimientos. Pero a su vez tiene imagenes y metáforas muy buenas.
Es decir, está a medio camino pero en el buen sentido, porque es completo.

Me gustó mucho.

xoana velez dijo...

A mi también me gusto mucho.
es un lujo este poema.
me gusta leerte poeta.

Publicar un comentario