escrituras.indie es un medio alternativo para la libre difusión de literatura y arte independiente | un espacio pensado para que escritorxs y artistas compartan y difundan su trabajo | todo nuestro contenido se comparte bajo una licencia creative commons 3.0

0 comentarios




Las flores surgen como dones y luego se expanden
una vigilancia aguda las silencia
no hay que cansarse nunca de los dones.

El mundo es un diente arrancado
no me pregunten por qué tengo
hoy tantos años
la lluvia es estéril.

Persiguiendo las semillas destruidas
eras la unión marchita que buscaba
robar el corazón de otro para después usarlo.

La esperanza es un daño tal vez definitivo
las monedas resuenan crudas en el mármol
de la mano.

Convencí al monstruo para que se retire
a los cuartos limpios de un albergue imaginario
había en los bosques pequeñas serpientes embalsamadas.

Me maquillé como sacerdote de la poesía
pero estaba muerta para la vida
las vísceras que se pierden
en una pelea
morís barrido por la ciencia.

El mundo es sutil y llano:
pocos elefantes lo recorren, obtusos.

... 

Propongo un encuentro con el cráneo,
desafiar al cráneo
mantengo firme y constante
encerrada en la fe imposible
el amor propio
de las bestias.

Cada día de su inexplicable existencia
palabras mudas en fila.

... 

Hay como un dolor en la habitación, y

en parte se lo supera: pero vence el peso 

de los objetos, su significado 

peso y pérdida.


Hay como un rojo en el árbol, pero es

el naranja en la base de la lámpara

comprada en lugares que no quiero recordar

porque ellos también pesan.


Como nada puedo saber de tu hambre

precisas en el querer son

las estilizadas fuentes

bien puede situarse el revés de un destino

de hombres separados por un oblicuo sonido.




Traducciones de Gabriela Romairone 

(Selección: Malena Rodriguez)


| Sobre la autora |




Amelia Rosselli nació en 1930 en París. Su padre, Carlo Rosselli, era un teórico del Socialismo liberal, y su madre, Marion Cave, activista inglesa del Partido Laborista británico. En 1937, cuando tenía ocho años, el grupo terrorista de ultraderecha La Cagoule, siguiendo órdenes de Mussolini, asesinó a su padre y a su tío en una emboscada en Normandía. Esto produjo el exilio de Francia por parte de la familia, que buscó asilo primero en Suiza y luego en Estados Unidos.


Después de haber vivido largo tiempo en el exterior regresó a Italia tras la segunda Guerra Mundial, estableciéndose en Roma. Estudió literatura y filosofía, y más intensamente música. En paralelo a su profesión de compositora e intérprete trabajó como traductora. Comenzó a publicar sus poemas a principios de los años 60. Fue apadrinada por Pier Paolo Pasolini, quien escribió prólogos a sus libros y presentó 24 poemas de ella en Menabó, una revista literaria famosa de la época. 

Su poesía potente y sugestiva es un fenómeno único en el panorama italiano y se la vincula a otras tradiciones, como la anglosajona y la surrealista francesa. La suya es una escritura hablada, intensamente informal.


Publicó, entre otros, los libros Variazioni belliche y La libellula, ambos con prólogos de Pasolini. En español se encuentra Sin paraíso fuimos, traducido por Carlos Vitale. En 1996, tras largos períodos luchando con enfermedades mentales, se suicidó en su casa de Roma.


| Acerca de la traductora |


Gabriela Romairone es profesora en Letras por la UNLP. Estudió italiano y literatura en las universidades Università per Stranieri di Siena, Università di Genova, y en la Dante Alighieri di Roma. Tomó talleres de escritura con Diana Bellessi. 


0 comentarios
El nuevo libro de pósters Futuridrag es un acercamiento a la temporalidad del futuro drag, y una continuación de la intervención política queer, que ahora va del espacio público a la imagen-collage.




por Tobías Leiro







Si unx googlea, se puede encontrar con dos definiciones tradicionales de “comparsa”. En la primera se lee: “Grupo de personas que desfilan juntas en una fiesta popular disfrazadas, a menudo con trajes del mismo tipo”; y la segunda es: “Conjunto de personas que representan papeles de poca importancia en una obra de teatro o cinematográfica o en otro espectáculo y aparecen en escena sin apenas hablar”. Entonces, según estas definiciones La Comparsa Drag es y no es una comparsa. Esta desidentificación es uno de los ejes de su práctica ya que, por un lado, el grupo performático residente en Buenos Aires está integrado por un grupo de personas que desfilan juntas. Pero sus “trajes del mismo tipo” son el drag y la performance, y no desfilan únicamente en una fiesta popular o, mejor dicho, son ellxs lxs que transforman el espacio público en una fiesta popular y de resistencia. Por el otro, responden a la segunda definición: ellxs son lxs protagonistas de su práctica, una puesta en primer lugar de aquellas identidades queer que la ciudad y las fiestas heteronormativas trataron de invisibilizar.



La Comparsa Drag surgió en 2018 a partir del taller “Devenir drag” coordinado por Silvio Lang y Endi Ruiz en CIA — Centro de Investigaciones Artísticas — de Argentina y, desde ese momento, se gestó una práctica estratégica de lucha en donde a través del baile, el juego, la fiesta y la performance, convierten a la ciudad en un dragspace. Una puesta en acción de identidades disidentes — performers, dragas, maricas, lesbianas y artistas desobedientes—, que no le tienen miedo a la noche ni a la fiesta y buscan una nueva sensibilidad social que discuta con aquella impuesta por el espacio público heterosexual y normalizado. 





Sus acciones performáticas durante el 2019 fueron la ocupación del FIBA —Festival Internacional de Buenos Aires—mediante una marcha carnavalesca y desacatada que llamaron “Derecho a lo cualquiera”; la intervención “La apocalipsis es ahora”, en la Marcha del 24 de Marzo, en conmemoración del golpe de Estado de la última dictadura argentina, con la consigna “Hay terror ahora”; un paseo nocturno por el Microcentro porteño, registrado por la revista alemana Gruppemagazine, con la consigna prestada “Fuera del closet, ocupando las calles”; el copamiento “Mamarrachas subterráneas” en la Línea B del subte de la Ciudad de Buenos Aires, Argentina; asistieron al estreno de la película “Bixa Travesty”, sobre Linn Da Quebrada & Jup Do Barrio en la sala Leopoldo Lugones del Teatro General San Martín de Buenos Aires; acompañaron en la 1º y 2° Marcha del Orgullo LGTTBI Trans Villera Plurinacional, en la Villa 31 de Buenos Aires; y en 1° Carnaval Travesti de la Provincia de Buenos Aires realizado en Plaza La Moma de la Ciudad de La Plata.



Este año, la Comparsa Drag, en colaboración con la artista visual Flavia Da Rin, presentará su libro de 
pósters Futuridrag. Libro-póster que discute directamente con la linealidad temporal heteronormativa y global al proponer una temporalidad no-lineal y queer. Futuridrag es la materialización de aquello queer que aún no existe y que se encuentra en constante formación, pero que se manifiesta mediante prácticas en el presente. En cada fotografía-collage vemos fantasías de revolución, invocaciones apocalípticas, delirios místicos, naves espaciales, identidades fragmentadas, abrazos inter-especie, caos transformadores y complicidades entre amigxs. Entonces, Futuridrag plantea mundos posibles que se vuelven concretos por la potencia drag y queer de aquellxs que no se conforman con la narrativa y normativa heterosexuales. Un horizonte futuro que nos invita a preguntarnos por el presente a partir de reflexiones del pasado. Una yuxtaposición temporal en donde La Comparsa Drag hace sus fiestas y prácticas.




La preventa del libro-póster ya está disponible:  FUTURIDRAG




| Más sobre Comparsa Drag |


Instagram de Compasa Drag

Instagram de Flavia Da Rin


0 comentarios

Entrevista a la música Carmen Baliero sobre poesía, palabra y literatura en su nuevo disco Lentamente, lanzado durante este año; un acercamiento que amarra la pasión y la precisión para generar paisajes sonoros únicos.


por Sofi Álvarez





Carmen Baliero no usa las palabras; las busca, las escucha, las investiga, se sumerge: flecha de pensamiento que sabe dar en algún blanco, nunca premeditado. Ella es una artista argentina de formación académica, pero se dedica a hacer música popular, experimental, para teatro y para cine. En su vasta trayectoria musical se destacan la interpretación musical de las Centésimas del alma de Violeta Parra (2015), y los discos Te mataría (2007) y Lentamente (2021), estos últimos en formato trío con Carlos Vega (contrabajo) y Wenchi Lazo (guitarra eléctrica). En esta ocasión, Carmen conversa con EI acerca de su búsqueda creativa, su relación con la palabra y con la voz a la hora de componer, y sus deseos e inquietudes alrededor de la escena artística actual. 


Se suele pensar en la canción como si fuera el resultado de la unión entre la letra, por un lado, y la música, por otro. ¿Cómo te posicionás vos a la hora de componer frente a la relación letra-música?


Yo no tomo a la canción como dos elementos que se juntan, sino como una sola cosa indivisible. La letra de la canción está absolutamente relacionada con las secuencias melódicas, los intervalos, los silencios que se producen. Creo que las frases tienen direccionalidades: hay oraciones que son paisajísticas, otras que son acciones, otras que son sensoriales. Me parece que las frases, tanto en la canción como en la poesía, tienen un tiempo de percepción. Hay palabras que accionan, y otras que detienen. “Te mataría lo digo todo junto en la canción, musicalmente no lo corto. Me parece que ahí la frase tiene una direccionalidad de acción, es como si dijera: esa frase es una sola palabra, un solo significado. 


Otra cosa que queda muy clara en mi forma de trabajar es que es muy raro que haya una mala acentuación de la palabra. Nunca sacrificó el carácter de la acentuación de una palabra por una línea melódica. Cuando está bien enclavada la letra en la música y viceversa, algo no hace ruido, y todo se escucha.


¿Y cómo te acercaste musicalmente al texto Centésimas del alma, de Violeta Parra? 


Es el único caso en el que musicalicé un texto ajeno. Me acuerdo que fui a un kiosco, saqué fotocopia de todas las hojas del texto y las pegué en la pared. Empecé a marcar zonas, no tenía ni idea para qué. Y pensé “ya están hechas las Centésimas, no tiene sentido que yo las musicalice”, pero tenían una rítmica que me interesaba. Pensé en cómo podía hacer para musicalizarlas sin molestarlas, para generar una situación eterna, cíclica, infinita. La concepción del tiempo en la lectura no es la misma que la concepción del tiempo en la escucha, así como no es la misma la concepción del tiempo en la mirada. Yo pensaba en ralentizar y manipular un poco ese devenir de la palabra, en que la palabra pudiera generar otro concepto de tiempo, en la propia obra de Violeta. 


En la lectura unx puede cerrar el libro, decir “hoy leo hasta acá”. En el caso de la obra escénica se está a la expectativa, nunca se sabe cuándo va a terminar.


Claro, y no se puede “cerrar el libro”, no se puede cerrar el oído. Yo había hecho una canción, “Gota”, que es una gota que va por la espalda. La canción dura treinta segundos, porque es lo que tarda la gota en caer. Y pensaba: es la canción más breve del mundo, esa. Entonces me preguntaba cómo sería una canción de treinta y cinco minutos, porque es lo que dura Centésimas del alma (que ya no es una canción, es más un concepto, para mí). Además, es imposible para el mercado, no la pueden poner en la radio porque es demasiado larga, es incómoda. Y exige un esfuerzo físico muy grande. Lo grabamos de un tirón –como dice Violeta que lo escribió–, de memoria.


Hay algunas composiciones en Lentamente, tu nuevo disco, que juegan con la incompletud, abren más de lo que cierran. 


Es un poco un concepto de lo oriental. Hay una lógica en la que el tiempo es otro, en la que las cosas existen en la medida en que les prestás atención. Creo que la canción cerrada es la necesidad de escuchar una forma; en Occidente hay una necesidad muy fuerte de la forma cerrada. Ese cerramiento en algún punto me agota, y me interesaba más el devenir. Este disco es como marino, o acuático. Navega, es lento, son como barcos que pasan: uno es largo, otro es corto, pero los ves pasar. 


¿Cómo te acercas desde la voz o desde el canto a las palabras a la hora de interpretar?


A mí me da mucho pudor el tema de la voz. Tengo la sensación de que me gusta cuando la voz no sobresale. Intento, de alguna manera, desaparecer. Si yo pudiera meterme detrás de un biombo y cantar desde ahí con los ojos cerrados, preferiría. En el caso de la interpretación de canciones yo no necesito un pacto ficcional, no necesito generar un personaje. Intento hacer poco, que nada moleste, pero eso no quiere decir que no haya una interpretación.


¿Qué te interesa y qué te preocupa de la escena artística actual?


Una cosa que me gusta es el tratamiento del idioma que tienen el freestyle y el rap. En la acentuación natural y en el encadenamiento natural de las palabras se encuentra un discurso poético. Y está el placer por el decir, y no tanto por la melodía. Están utilizando musicalmente lo coloquial, entonces eso me encanta. 


Lo que no me gusta es la vocación desesperante de estar presente sin estar, de querer compartir toda tu vida privada en las redes, en un lugar que a mí me angustia. Me preocupa esa necesidad de exponerse sin que haya comunicación real, profunda.


¿Qué te gustaría transmitir para nuevas generaciones que están adentrándose en el universo de la creación artística?


Una de mis pasiones es la docencia. Trato de trasmitir la diferencia entre seguir una técnica e inventar una técnica. Me preocupa el entrenamiento para el acatamiento. Una de las cosas importantes es no ceñirse a las técnicas preexistentes para desear, sino generar la técnica del deseo. La técnica anterior al deseo me resulta autoritaria, en cambio la técnica posterior al deseo es liberadora (eso que pensé, ahora lo puedo hacer y me imagino cómo). Hay un ligero disciplinamiento de la imaginación que es muy trágico para mí. Si no experimentas, ¿qué haces? Acatás. En ese sentido, me interesa transmitir el placer de la libertad creativa, por producir, inventar, y no dejarse influenciar por la moda. 


Se trata también de encontrar algo nuevo, ¿no?


Es que cuando vos encontrás algo nuevo, te encontrás. Decidir conocer algo que no conocés es una decisión personal. No es lo mismo reconocer que descubrir. Ahí está el signo de libertad que digo, la libertad real. En el arte tenés la posibilidad de elegir quién sos. 






| Más de la artista |


Para conocer más del trabajo de Carmen:YouTubeSpotify - Instagram Facebook

0 comentarios


3. ¿Qué revolución vas a hacer quedándote dormida?


Cortada, mojado, negro, violeta. La boca tiesa, los ojos abiertos, blancos, su hija al lado. Los ojos blancos otra vez. Por un vino y un queso brie. Los vidrios saltaron y astillaron la carne blanda, flácida, de su cerebro, esa tarde. Ahora son las tres de la mañana. Vive de vacaciones. Se nota el cambio de las estaciones en el frío sur que se cuela por la hendija de la puerta del baño. Durante años y años hablaron entre las mismas personas sobre cosas que no le importaban a nadie. Todos querían ser los mejores en cosas que no le importaban a nadie. Ahora no hablan. Y está bien. A ella le queda cómodo el silencio. Hoy el viento mueve a los árboles que tiemblan, los vasitos de plástico se vuelan, una luz de led ilumina la mitad del espacio: la penumbra parece el lugar más habitable para gusanos como ellos, de hecho bailan, ellos, no ella, que estás sentada en el inodoro hace un rato mirando a un punto fijo en el espejo. Se siente mutar.

Se aleja y rebota como un boomerang la imagen en su cabeza: la cara cortada, el pelo mojado, negro, el suelo violeta. Su hija al lado, llorando. Sale de vuelta a escena. La luz la encandila un poco, pero la incomodidad es física y no sabe lo que es un cuerpo. Con el tiempo se olvidó de ese detalle. Y le da lo mismo. Las personas le dan lo mismo. Pero es verdad que el baño conservaba ese calor soporífero y teñido de fucsia que emanaba el indoor en la bañera del dueño de la casa. Un útero fucsia donde crecen plantas. ¿Quién es el dueño de la casa? ¿Sabe o no tiene ni idea? Ráfaga fresca después del caldo tibio de cultivo. Le da lo mismo.

Se sienta en la mesa y sube las piernas. En el aire hay olor a azufre. Pero no lo percibe, porque es el olor de los últimos años: vive en una ciudad. En el medio de la mesa hay una televisión muy chiquita, titila su luz que bien podría ser una alerta que anuncia algo quemándose (debe aprender de una vez que las quemaduras siempre son algo más que células podridas), y en él miran en silencio un video de una vieja que sopla la vela: se le incendia la cara en su cumpleaños. A ella, eso le causa gracia. Deja salir una risita histérica. El colapso del sentido: qué hermoso, ¿no? Es dulce, empalagoso y, ahora, en la minúscula tevé, suena “música para dormir gatitos”, así que cierra los ojos y dormita. Retorna: su cabeza blanca, empapada, cubierta de vidrios. Dice: “Todo este enchastre de vivir por un vino y un queso brie”.

Y no, la verdad que no. Eso es mentira. Jerónimo había ensayado su propia muerte varias veces. Un accidente de moto, una pelea en la calle con varios tipos que lo dejaron inconsciente. Sí. Ella también la había ensayado, tímidamente. Pero, ¿habían ensayado la muerte de otros? A ella no le importaba. Le daba lo mismo. Pero ahora su cuerpo se queda sin aliento, con las piernas levantadas, cuando está a punto de decir “Che, ¿me abrís?”

Ahora emula o acompaña a la mañana blanca, acostada en diagonal, con la ventana cerrada desde la cama: un rectángulo interminable de agua tibia. Está despierta porque tiene los ojos abiertos. Anoche una amiga de Malena la trajo hasta la puerta de su casa. Se llama Loli. Pero no va a registrarla hasta que vuelva a aparecer, más adelante, cuando todo este desastre tome forma otra vez. Su problema es que todavía recuerda como un triunfo sobre el mal el día que Santi dijo en un bar:

–Estoy llegando al pozo sin retorno del sueño. Y ahora vomito.

Y vomitó lleno de gracia. Todavía ve cierta imagen divina en el cuadro imaginario de una esquina llena de basura radioactiva en la que se bañan algunos perros a la madrugada. “Qué lindo, ay, qué lindo”. Cuánto romanticismo. Cuánta nostalgia ¿De qué? La conmovía cualquier cosa. La deprimía no trabajar cuando estaba con “stress postraumático”. La deprime trabajar ahora que “está bien”. Hace y deshace camas y les saca fotos para que todos las vean en las redes y digan “qué cómodo, qué hogar ideal, esto me falta para llegar a la cúspide de mi caribe emocional” y quieran comprar sábanas. Le pagan bien por eso. También va una vez por semana, los martes, a un cowork a que un creativo publicitario exprima su cerebro mientras le compra café y la mira, belicoso, cada vez que se levanta para ir al baño. Todos ahí hacen en su casa pan de masa madre y tienen una Macbook que acarician como si tuvieran ganas de cogérsela mientras hacen los contactos del día. Qué graciosa la entrevista en la que su jefe decía que son “la generación que convirtió los hobbys en fuerza de trabajo”. Qué gracioso eso de pagar para tener un asiento en una oficina y que les rompan el culo sin obra social mientras creen que son libres, ¿no? En fin, no está mal que se deprima, ella quería otra cosa para tu vida. Ella quería escribir.

Fue a almorzar a la parrilla de la esquina de su casa. Desde hace meses, los días que no trabaja realiza exactamente lo mismo con pequeñas o nulas variaciones: se despierta a la una de la tarde, mira el celular dos o tres horas mientras toma café hasta que su cuerpo le pide que se levante para ir al baño -así se da cuenta de que también tiene hambre-, se pone unas chancletas y sale en piyama, cruza de cuadra y se sienta en la misma mesa de siempre a almorzar una porción de vacío con ensalada mixta, papas fritas y mucha salsa criolla. Mira el celular aproximadamente una hora y media más. Todos los días, la misma chica, sucia, con los pantalones rotos, entra al restaurante a pedir las sobras de lo que ella come. Le trata de vender hilo y agujas, curitas, alguna lapicera. Ella dice que no. Que no tiene. Vuelve a su casa y piensa “al menos hablale a alguien, hace valer tu tiempo, animal, hace que tu tiempo valga el dinero que estás perdiendo”. Entonces llama a alguien y ese alguien viene, toman mate, se quedan en silencio, se hace de noche, siguen en silencio pero ahora con cerveza, miran algo en la tele, piden comida, ella se queda dormida, alguien la despierta, le abre la puerta y vuelve al sillón, se despierta de día en el sillón cuando el gato mete la lengua en su nariz y se pasa a la cama. Se hunde en el colchón con un cigarrillo en mano. Sigue el ritmo embotado de los objetos inanimados. Esa porción de pizza que está ahí tirada en el suelo y ella, son lo mismo.

En general, todo esto sucede con su cerebro sonámbulo, nublado: un colchón de chicle esponjoso amarillo, sin gusto, estado que le es facilitado por la diversa variedad de benzodiacepinas que estuvo consumiendo este tiempo. Todo en la sangre se acumula. Y estrellarse eventualmente es inevitable. La imagen de Jerónimo preso hace meses, los titulares de diarios, los comentarios de miles y miles de personas abajo de las notas llenas de opinión y opinión y opinión, el trending topic por días, el monotema infernal, dan vueltas y colman como espirales gordos, enormes, punzantes, el espacio reducido de pensamiento que le quedó.

“Crimen en el centro: Así mató el hijo del empresario Montes de Oca a un trabajador y padre de familia”, “El video que muestra el momento del asesinato de Jerónimo Montes de Oca al dueño del supermercado chino”, “Los hijos de millonarios de mal en peor: Jerónimo Montes de Oca asaltó un supermercado, asesinó al dueño y se encuentra detenido”. Ella no está en ningún titular. Nadie la nombra. Es la novia del asesino. ¿Qué novia? Lo conocía hace menos de un mes. Estaban aburridos. Hay que decir que el aburrimiento es su estado natural. Es probable que después de ese día no se hubieran visto nunca más. Entraron al chino y ella agarró un vino. Él agarró otro, uno caro, y sacó de la góndola de lácteos un queso brie. Ella metió el vino en la mochila, él envolvió el otro en un buzo. El chino los vio. Fue corriendo a buscarlos.

–Eu, eu, flaca.

–Uh, disculpá, me colgué pensando, ni te vi.

–¿Te retiro el vacío?

–¿Vos me estás jodiendo a mí?


Hace horas que está mirando fijo a los ojos llorosos del tipo que se parece a Mick Jagger y salió de un hospital psiquiátrico hace poco. Ahora hace videos en vivo en internet y como nadie lo ve, o solo ella lo ve, él llora por horas y horas en las redes. “Qué lindo, ay, que lindo”. Se conocieron una vez en un colectivo. “Hola”, le dijo ella, “te parecés a Mick Jagger”. “Hola”, le dijo él, “y, sacame una foto”. Ella tuvo ganas de decirle que los momentos más tristes no aparecen en fotos, pero le pareció demasiado feo, así que le dijo “Dale, te la mando”, y nunca se la mandó. Después comprobó que sí, que a veces los momentos tristes de unos tocan fibras extremas de placer en otros. Y que eso también es humano. Ella se engaña, pero ya sabía que ser adicta a la novedad no es bueno y menos cuando sos una máquina de tomar malas decisiones. Antes era escritora, pero eso se terminó cuando dejó de registrar que estaba viva. Algo de que ocurra lo peor y sin embargo todo siga igual, ¿no? Algo de la culpa sin consecuencias. “Vos le dijiste que lo haga, fuiste vos”. Algo de que Dios no existe, entonces a ella nadie la perdona. Un síndrome de actriz de reparto.

En su tragedia personal, ella es un personaje secundario. Sin embargo -o por esa misma razón- siente culpa. Tantas posibilidades. Tantos recursos. Se levanta y va al kiosko a comprar una Coca Cola, chocolate y cigarrillos. En la esquina duerme una familia entera con sus dos perros, que ladran histéricos. En el último tiempo se convirtió en una apología a los objetos de consumo porque, últimamente, tratar de explicar la miseria existencial le parece inútil. Pero aunque lo repita en voz alta y suene inteligente, no olvida lo importante y corta los cables que la sostienen.



sobre la novela 

"Escrita con mayúsculas, con muchas eee y con notas al pie que desmienten la escritura hasta alcanzar el crimen: “Mis ancestros son asesinos. Mi papá siempre fue un asesino. Un violador. Esa es su naturaleza (…), cuando le digan a mi papá que me mataron se va a alegrar”. La escritura de este libro ataca las máscaras e intenta una y otra vez sacarlas para ver qué hay debajo." Ariana Harwicz 


sobre la autora 

Lucila Grossman nació en Buenos Aires, en 1993. Publicó la novela Mapas terminales (Marciana, 2017, Argentina / Los libros de la mujer rota, 2018, Chile). Estudió Letras en la UBA. Es editora y curadora en FINA Revista. Acá empieza a deshacerse el cielo es su segunda novela.

0 comentarios





 Sin viento



No creo en los días sin viento,


Son falaces,


Inverosímiles,


Incomprobables.




Como la foto del alunizaje en 1969,


Como el artículo


Que reivindica la democracia


En el diario La Nueva Provincia,


Como el dia que te conocí




Los días sin viento


No son más


Que una expresión de deseo,


Una moneda tirada en la Lola Mora,


Las ganas de ir en bici hasta el Puente Canesa


El intento audaz


De prender un fuego para el asado


Sin usar carbón


Las cartas que guardo


En mi mesita de luz




Los días sin viento


Son la utopía,


De que por fin


Las cosas se queden


Al menos por un rato


En el mismo lugar.



... 



Escribo


Para que las palabras


No se las lleve el viento.


Escribo


Para sembrarlas,


Que echen raíces,


Crezcan hasta el cielo,


Me den sombra y alimento,


Y de su madera salga fuego.


Y así,


Que las palabras ardan


Hasta convertir en ceniza


Todo lo que ya no es.




| Sobre la autora | 


Mel Muñoz, trabajadora social, neófita en el mundo de las letras. Vive en Bahía Blanca y cree profundamente en el poder de la palabra compartida.