escrituras.indie es un medio alternativo para la libre difusión de literatura y arte independiente | un espacio pensado para que escritorxs y artistas compartan y difundan su trabajo | todo nuestro contenido se comparte bajo una licencia creative commons 3.0

0 comentarios



Mi madre atraviesa invisible el alambrado
y se pierde en el maizal.
No lleva un vestido vaporoso
tampoco sombrero.
El sol no la daña.

Personas y raíces
se parecen
en estos lados.

Inclina su cara
huele el maíz
lo elige para nosotros.
Comemos de su mano
los granos
como pájaros.


(De Una hoguera de jazmines, Camalote, 2019)

... 

Alambre de púas

El aromito florece
cerca del alambrado.
El aire que desprende
se espuma en amarillos.

Canto desde la espiga 
y el hambre palpita 
en copos de azúcar dorada.

Pero es espinillo
y mi mirada se afila
en agujas que se tensan al sol.

Abandono el plumaje
y mi canto se apaga en tu nombre.
Cada tarde 
elijo la rama más filosa
para estrellarme.


(De Una hoguera de jazmines, Camalote, 2019)

... 


Nuestra sombra volcada en el río


Abro bocas
rompo el aire con la lengua
lanzo todas las chispitas.

Él me mira
me contiene con los ojos.

Cruza el río
a lo lejos un caballo.
La llanura lo verdea.

En la tarde busco el cielo
lo acaricio
lo revuelco
me deshago.

Agua estalla en la laguna
otro mar nos da respiro
otro río me atraviesa.

... 


Terrario


Arreglás el jardín y te miro.

La naranja es un sol
a la siesta, relámpago cítrico
estallido en mi lengua.

Mis manos
vuelven al niño
que busca semillas,
porotos, granos de maíz.

Resultaba fácil
la tarea de naturales
viviendo tan cerca del suelo.

El campo fue mi germinador.

Bebimos la luz con fauces abiertas
nombramos el cielo y el agua,
quisimos brotar.

En tus manos
llenas de tierra
escupo una semilla
y espero.


... 


Galope ciego


Entierro todas las miradas
semilla por semilla
para que puedas nacer.

Vengo del calor
pero aprendí a desconfiar
de la calma.

El frío
otra palabra.
El mar
lengua que se arrastra.

Con la boca sumergida en tierra
gritás trigo, cuchillo, fogata.

Latido seco
voz que se anuda
en tu camisa.

Agarrado a las crines de un recuerdo
beso párpado y horizonte.

Te sueño como se aguarda la lluvia.



(los últimos tres, de Nuestra sombra volcada en el río, Aguaviva, 2020)



| Sobre el autor |

Washington Atencio (Entre Ríos, 1986) 
Es profesor de Lengua y Literatura. Reside en Paraná y da clases en los niveles secundario, terciario y universitario. En 2019 publicó Una hoguera de jazmines (Camalote) y fue parte de la colección Tres Poemas (Ediciones Arroyo). Algunos de sus textos han recibido premios y menciones. Gestiona la librería virtual Jacarandá (@jacaranda.libreria) y coorganiza el ciclo de poesía Río Abajo. En febrero de 2020 publicó Nuestra sombra volcada en el río (Agua Viva).
1 comentarios




yo no soy enrique verástegui


escuchen bien: no soy el poeta
enrique fidel verástegui peláez
no nací el 24 de abril de 1950
sino el 21 de noviembre de 1997
no forniqué con carmen ollé ni tuve a vanessa verástegui
pero disfruto de las visiones de las chibolas en los parques
con las tetas rebotando mientras hacen jogging
pero no soy enrique verástegui
no fundé hora zero junto a mis amigos en medio de un paraíso de drogas y calor
ni golpeé con furia las paredes de la ciudad universitaria 
estremecido por el sueño de los años sucios
más bien pertenecí a Los Poetas del Pantano (LPDP)
grupo filosófico de drag queens fundado en el pabellón k de la universidad científica del sur
cuyo Fin Último fue siempre irse a la mierda en venecia 
ese lugar repulsivo lleno de luces y perros
donde pudimos arrojarnos por la borda / abandonar toda esperanza 
y gritar muchísimo pero jamás como ellos
venecia fue nuestro único refugio cuando los tractores nos perseguían
aquella vez en la playa huyendo de todo incluso de nosotros mismos
porque no soportábamos el ruido de ser nosotros mismos
y seguir despertando por la mañana
definitivamente no soy el poeta que escribió angelus novus 
(parte I y II
con prólogo de ricardo gonzález vigil)
y jamás se me hubiera ocurrido viajar a parís 
a leer mis poemas frente a la tumba de césar vallejo
y de haberlo hecho probablemente sería toda una pena
¿ahora pueden ver que no soy enrique verástegui?
no he ganado ninguna beca / me es imposible tomar en serio algunas cosas
cada quien es hijo de su tiempo y mi tiempo no tiene sentido mi tiempo está repleto de palabras construcciones lingüísticas protocolos financieros que no tienen sentido mi falsa leche se escurre sobre los estómagos de los niños mis horribles pies aplastan la música mi tiempo está lleno de nombres en mi tiempo todos hablan pero
nadie sabe nada y es graciosísimo
que en este tiempo de mierda alguien crea que tengo algo que ver con aquel 
que cargó desde cañete en su hermoso cabello zambo la esperanza de su tiempo 
porque en su tiempo había esperanza 
y yo no puedo bailar / me doy de trancazos contra el suelo / sudo mucho / tengo vitíligo
en fin, una serie de defectos
que me distancian para siempre 
de enrique fidel verástegui peláez
fallecido el 27 de julio del 2018
plácido y sin dolor en el hospital rebagliati
ahora todos estamos solos
yo no he muerto pero eso no importa
porque no soy enrique verástegui
y por si queda alguna duda sobre la fragilidad de estas palabras
todos nuestros dioses han muerto


... 

sorry for laughing at your funeral


deja de hacer esos ruiditos 
como si no supieras de lo que hablo
en aquel lugar de la mesa 
donde nacen las víctimas
tengo que colgar pero 
tendrías que haber visto su cara
quién diría que la cocina 
es un terreno tan fértil
estamos aquí reunidos 
porque su cuerpo amarillo 
me recibió un día
y nos abrazamos
así comprendí que la espera
es virtud de héroes
mientras más rápido lo consigues
menos te ríes
acabo de llegar y no puedo
creer que ya estás aquí
tendrías que haber visto 
el lugar era un completo desastre


... 

dios dios dios 

dios
oh dios
dios de los maricones
castíganos por haber dado el culo
nunca debimos acariciar
la espalda de un muchacho dormido
ni abrir la boca mientras se corría
nuestros corazones no tienen
nada bueno que ofrecer
tan solo son cajas oscuras
tristes columnas metálicas
oh dios
dios de los maricones
no nos dejes tranquilos
no comeremos de tu cuerpo
ni beberemos de tu sangre
ningún fruto nacerá
de nuestras lenguas negras
trata de no ser piadoso
con estos culos rotos
mátanos con tu indiferencia
dios de los maricones
en el gran día de tu venganza
que no quede alguno en pie
y si alguien reclamase
míralo unos segundos y responde con desdén
¿no sabéis que los injustos no heredarán el reino de dios?

... 

about a girl
pero en cada esquina habrá un ojo
estallando en carcajadas
como bestia sensible
darás vueltas te perderás
volverás la mirada y no habrá
rincón libre de pecado
no harás más que lamerte
tus colmillos y tu cola
serán la prueba de tu maldad
todos te temerán
entonces te amaré para siempre









| Sobre la autora |

Lisa Carrasco (Lima, 1997)

Literata por la Universidad Científica del Sur. Fue vocalista en Violencia política y ahora hace trap. Ganó los Juegos Florales en su casa de estudios en la categoría Cuento (2016). Recibió mención honrosa en el concurso «El cuento de las 1000 palabras» de la revista Caretas (2016). Intentó comenzar una maestría en la Universidad de Connecticut, pero una pandemia se lo impidió. Se desempeña como codirectora de MOLOK, revista virtual de artes (www.revistamolok.com) y publica en instagram el proyecto de narrativa electrónica Vitamina X (@vitaminax__). Este año publicará su primer poemario, Rock is dead!
1 comentarios


N-19

“La palabra es un virus (…) Experimenta diez segundos de silencio interior. Te encontrarás con un organismo resistente que te impone hablar. Ese organismo es la palabra”. 
William Burroughs, El boleto que explotó

El enemigo se acerca.
El enemigo no tiene ojos, ni pies

tiene dibujos verdes y amarillos.
El enemigo está en todas las casas de las personas que amas.
El enemigo está en tu cama,
mata 99.99% de virus y bacterias.
El enemigo está cerca.
Saltar anuncio.
El enemigo no tiene olor, no pestañea,
avanza
Te advertimos que pongas signos en la puerta de tu casa, 
helicópteros sobrevuelan
Cuarentena total
Militarización ya
brillan esas palabras en los ojos de usuarios que hacen 
click click click
Compartir
sin parar.
Es momento de parar.
“Los ciudadanos en tiempo de guerra solo obedecen”
#QuedateEnCasa
Cierra las fronteras.
Cierra las gargantas.
El enemigo es el temor a las preguntas que rebotan en tu cabeza.
El enemigo es un video conspirativo censurado.
El enemigo está en tu saliva, en tu camisa, en tus besos.

No me toques.

El enemigo está cerca.
Distanciamiento
Social
Preventivo
Lava tus manos
lava en tus ojos.

¡Atención!
Barbijos por favor.

El enemigo tiene tu forma, tus ideas, tus datos.

Arquitectura de la protección.
Arquitectura de la represión.
El enemigo es el miedo a una fila de personas para entrar al supermercado.
Metro de distancia, por favor.
Diez maneras de hacer tu propio barbijo en casa.
El enemigo es un grupo de personas bloqueando el ingreso de una paciente al hospital.
El enemigo
Aislamiento - Productivo
Confinamiento registrado en múltiples pantallas con fallas de seguridad.
Toma tu curso en línea, conexión inestable.
Activa tu cámara aunque no te bañes desde marzo.
Recibe imágenes no requeridas de genitales no solicitados.
Sigue las instrucciones para no perder el hilo de esta historia.
Sube la foto antes de que se queme en el calor de 15 volcanes en erupción.
El enemigo es una reunión en Zoom que pudo ser un audio por WhatsApp.
El enemigo se transmite en vivo desde Instagram.
El enemigo es un nuevo crush que conociste en una fiesta virtual.
Papeles higiénicos vuelan por los cielos y estallan sobre nuestras cabezas.
El enemigo es la falta de espacio entre nosotros.
El enemigo es una mujer encerrada con su agresor por 40 días.
#QuédateEnCasa

El enemigo es un número de ayuda que te dejó en espera,

El enemigo es un mapa lleno de puntos enfermos.
El enemigo es una prueba que nunca se realizó.
El enemigo está en la pantalla
El enemigo es una palabra.


Ene días pasaron en tu casa.
Ene casos pasaron en cadena.

Las cifras se queman en cuerpos infectados.

¿Cuál es la palabra más fea que conoce?


... 

Charming Man

I’m celebrating on a viral sea

sending each other mp3s

Falling in love to a song
Björk

Sos esa canción que pongo camino a casa 
y murmuro la letra en mi cabeza  
y a veces se escucha 
hasta afuera

Sos esa letra que me sé de corazón 
(como dicen en francés)
que nunca pude escribir bien 
nunca pude buscarte en francés 

Sos ese día caliente 
al mediodía en la plaza 
Ese día tan caliente 
que mis sandalias de goma se derretían 
yo quedé pegada al suelo
y podría ser que no me despegué  

Quisiera contarte que ahora hay cemento en mi jardín 
que ahora hay electricidad en mi campo o monte 

Sos la maleta azul que olvidé en la puerta de la Iglesia 
Ahí guardaba ropa, 
                solo ropa 
para que te camufles de morado 
en las procesiones de octubre

Y quisiera contarte
que ahora esa procesión pasa
por la que es 
ahora
mi calle 
ahora
No me dejan entrar a mi casa
ahora  
sos las ganas de escapar 
por el pozo escondido en mi jardín


... 


Dejaste mi computadora llena de virus
no pude   hacer     nada 
la pobre     se      bloqueó 

Increíble que la computadora también se enferma 
                                                                                  dice la abuela
Para ella este aparato es una tele nomás 

Me pasaste el disco que más  te gusta por un flash memory 
Memoria flash 
Memoria veloz 
¿Cómo traducirlo? 
No importa porque todos entienden 

Abrí   cada   canción 
Copié   cada   canción 

Me dejaste la memoria llena de virus
yo creo que es más fuerte que un resfrío
Una    fiebre    amarilla
Electro – fiebre - amarilla debe ser
                                                        dice la abuela
No puedo averiguar qué es
Solo tengo esta memoria enferma
mejor la desconecto
no se puede vivir así
tan   enferma

Los restos descansan en el patio trasero
debajo de desechos de 
                                hierro, 
                                    carbón 
                                         y melancolía


... 


No soy un robot
quisiera tener mis misiones bien guardadas
no olvidar cada diez minutos 
¿Por qué vine aquí?
¿Por qué tengo este frasco de mermelada en mis manos?
Que    no    puedo    abrir
Que    no    puedo    abrir

Quisiera que alguien me jale de aquí hasta el cuarto de baño
un ser superior me encierre en la piscina, quite la escalera
No    pueda    salir
No    pueda    salir

Que un jugador
                       Un ser superior
coloque la cocina al lado de mi cama
y con un botón
quite todas las ventanas de mi cuarto

abra el gas

prenda la cocina 
Y yo 
No    me    pueda    mover
No    me    pueda    mover

No soy un robot
Yo me asusto
Yo grito

Yo estoy aquí, 
      quemándome 
                     por nada


... 


Cables y ruiditos
Esos días parecen horas
las horas parecen minutos
Interrumpidos
                       por cristales

Ese día parece una imagen
Interrumpida
                       por la estática
Interrumpida
                       por píxeles

Todos los días parecen mensajes
Interrumpidos 
                       por caritas formadas con signos de                     
                                                                          puntuación
                         Anunciadas por vibración

Y el presente parece un viaje en micro
Interrumpido  
                      por huecos en el camino
                           por vidrios que atraviesan las llantas

Y nosotros parecemos un llamada telefónica
Interrumpida 
                      por un mensaje de voz
                             por un corte eléctrico
Esos días se queman lento
y las horas se purifican

Esas horas se desintegran
yo me quedo mirando el fuego,
vos te quedas en la llamada
entre cables y ruiditos.




| Sobre la autora |


LUCÍA CARVALHO

Millennial, violinista, escritora en proceso. El 2017 publicó su primer poemario Fiesta equivocada con la editorial independiente Torre de Papel. Ha colaborado en revistas digitales internacionales: Liberoamérica (España), Poesía Sub25 (Perú), Cronistas Lationamericanos y Muy Wuaso (Bolivia). El 2018 participó del Festival Internacional de Poesía de Rosario, Argentina en el marco de la residencia para poetas emergentes. Algunos de sus poemas están en antologías nacionales e internacionales. El 2019 ganó el concurso Pablo Neruda para poetas jóvenes bolivianos con el poemario Universo 127. Desde el 2018 es integrante de la colectiva de mujeres artistas autogestionadas Lengua de Urucú. Coordina el proyecto de difusión digital cultural feminista Cyberelfa.