escrituras.indie es un medio alternativo para la libre difusión de literatura y arte independiente | un espacio pensado para que escritorxs y artistas compartan y difundan su trabajo | todo nuestro contenido se comparte bajo una licencia creative commons 3.0

0 comentarios




Bebé nacido muerto, Yemanyá


En yoruba no existe traducción

de desparejo ni palabra para decir membrana.


La piel se traduce en carne se traduce en cuerpo.

Las personas están atadas y por eso pesan más.


Soy el tipo de hombre que es una pluma.

Me derramo y me despego.


El todo hace las partes. Las partes no hacen el todo.

Al todo le falta algo.


El tipo de hombre que quiere ser

el tipo de mujer que engendra hijos


que parecen pájaros

cuando lloran.


Hay una palabra que significa renacer

pero tiene la connotación de la secuela


de una muerte pegajosa. Un cuerpo está atado

y por eso se hunde cuando se ahoga.


No estoy seguro de tener suficientes nombres

para ser algo distinto de lo que soy.



···



Cocinar


La luz de sol los baña en miel,

a vos y a él. Por supuesto,

lo que a él le preocupa es el sabor

de las cosas. Cuánto se debe

demorar determinado fuego, si tiene

que durar, y todo eso. Vos aprendés

todo del crepúsculo, la recompensa

cruel al final de cada día. Madurás

demasiado pronto, y llevás lo podrido

con demasiada elegancia.



···




Retrato del maniquí como mi hermana


¿Cuánto de vos, querido, todavía me queda por conocer?

La chica pasa el dedo por la pared, centímetro a centímetro.

Hay demasiado que aprender: cada lugar de tu cuerpo

es un punto en relieve. En el rincón más oscuro, el chico

ronronea, con toda la piel de gallina. Hermano, el pelo

me quedó suave como una toalla. Vení en mi alivio,

al nido de ramitas sin espinas, a dormir.

Mañana, después del desayuno, las migas que dejemos

van a evitarles a algunos pájaros el esfuerzo de volar,

débiles por el hambre. Cómo ignoramos la dicha

de bajar la velocidad, olvidando lo breves que somos

en esencia. Mañana, poco a poco se va a extender la niebla,

paralizando todo lo que toque. Estás escrito en braille:

con los ojos vendados, te busco desde siempre.







| Sobre le autore |


Logan February nació en Onitsha, Nigeria, en 1999. Es artista multidisciplinarie y autore del libro In The Nude (2019) y de varias plaquettes. En el 2020 recibió el premio Future Awards Africa de literatura. Vive en Lafayette, Indiana, Estados Unidos. Chongos es su primer libro en la Argentina.





|  Sobre la editorial 


Como un lugar es una cooperativa editorial que imprime en Buenos Aires. Creemos en el acceso libre a la literatura y por eso, además de comercializar libros físicos, compartimos libros digitalmente bajo licencias de Creative Commons. Nos especializamos en libros de poesía, traducción, ensayo y en textos híbridos que no encajan del todo en las actuales convenciones de los géneros. 


Creemos que la literatura debe poder llegar a todas partes, y que lxs artistas y escritores deben recibir un reconocimiento económico por su trabajo. Estas ideas no tienen por qué ser excluyentes. Nuestros libros son financiados por lectores, donantes y organizaciones gubernamentales para garantizar que la literatura circule y que les autores puedan seguir escribiendo. 

 

Al comprar un libro de Como un lugar, o hacernos una donación, estás apoyando directamente a lxs autores y al sostenimiento de este proyecto cooperativo.




0 comentarios

Selección de poemas por Sofía Vilá 




IV (poema del poemario Guadal)


Este hombre que vio salir una mariposa blanca

                                    de la boca de sus muertos, la vio 

ascender al cielorraso, quemarse, intentar

entrar en el foco, pues allí comienza, para la mariposa,

la luz, termina

la luz. Este hombre que ha pensado, entonces,

en las veces en que vivió las experiencias

elementales del cuerpo como el advenimiento

                                                 de posible milagro,

un fragor en el pecho –largamente parecido al dolor-, 

                                                  un pequeño

e inconsistente éxtasis, una jornada

agradable entre amigos sintiéndose amado, 

respetado –cierto que en sus términos-

y luego, por la noche, al cerrar las puertas,

apagar las luces de la casa, midió, sopesó

el residuo de la alegría diaria, se dio cuenta

de que engañaba al vacío, lo mejoraba, pero

reaparecía en sueños, en la vida doméstica, en el brillo

del cajero automático al final de la fila, bordeando

la delicada red de argumentos y ritos con que

se guarda la vida de la locura. Este hombre

que sabe de una forma imprecisa, limitada,

pues no hay manera de pensarse fuera

- se dice- de su propio pensamiento, que no

es nuevo, esto, que toda su vida ha sido

un empañamiento, una amistad serena

con la ruina, guarda esta pequeña idea

para sí, y promete no compartirla

con personas felices y satisfechas con

sus propias vidas. Sabe

que la paradojal luz de su existencia, la que

lo ha acompañado en forma de una

necesaria y muy personal sabiduría,

es su propia lámpara, el sol ocre

con que cuenta para alumbrar

la realidad y el reverso

de la realidad, y que no alcanzará a estar

cuando el fuego de los grandes incendios abra

la noche de todo en dos. 


···


VI (poema del poemario Cuerpo)


había una niebla espesa, vi

correr a unos niños y paré el auto


al mirar hacia arriba vi cómo

la montaña se venía materialmente encima

de las casas


todas las almas de los que amamos

estaban allí, ciegas

rodaban hacia nosotros

cada una con su piedra a cuestas


algunas eran pequeñas como guijarros:

les colgaban del cuello

como joyas refulgentes, otras

pesadas y oscuras, eran cargadas

sobre los hombros, los brazos,

repartían su peso de rato en rato


de entre aquellos que vi, estaba

mi hermano, le dije: vos, acá,

¿por qué? ¿te acordás de los

Caballos? ¿dónde está

tu carga? Olfateó

mi hermano el viento,

el acre viento de los ríos

dulces y crecidos donde moran

los sapos y las garzas, me dijo:

tocá, hermanita,

tu cabeza, esa piedra es

enorme, pesada, podrás

construir, con ella,

tu casa


···


I (poema del poemario Cyborg)


¿recuerdas, Neferet, cuando aquí había caballos?

 

negros color azabache, dorados contra la luz

del sol, rojos como el vino y los rubíes, volcados

en masas de patas y ancas fogosas, pisoteando

cardos, maizales, bravos porque sí, siempre

las crines estalladas por el viento

vos lo mirabas en el amanecer, y en la tarde, 

cuando bajaban, en tropilla, al arroyo Mallín

a beber y luego, sudorosos, tiraban tierra

hacia atrás, y luego copulaban, y tenían

reuniones secretas en la noche


¿qué veías? ¿por qué tus sensores

memorizaron esos cuerpos augustos?

¿por qué hiciste zoom en el sudor,

Blanco como una baba? en los belfos

Abiertos, cuando gozaban en el agua,

en el rincón vibrante del sexo

de los machos?


y por qué, ahora, en esta oscuridad

abrís la ventana de tu pecho, y proyectás

para mí, lo que hubo de vivo?


te pido: otra vez


las estrellas se mueven, el fuego

se apaga, llorando te pido

una vez más los caballos, Neferet


y los caballos andan en tu memoria

vivos, Neferet,

oh, tan vivos!   


···


IX (poema del poemario Cyborg)


llegó como llegan las cosas

que no se esperan: de pronto

el cielo estaba encendido de un color verde

opalescente, los pájaros deseaban migrar pero

se estrellaban en círculos, el sentido

de los cauces alterados, y la tierra

se abría bajo nuestros pies


una oleada de eventos, y una segunda 

que le siguió a esa, y una tercera,

fatal


al día siguiente el sol salió

hubo brisa, nada más


¿dónde se había ido todo?

los niños, los colectivos,

los edificios, la pequeña

hierba diente de león


donde había una cosa, no estaba, ya,

la ausencia de la cosa, parecía

que jamás hubiera existido 

algo sobre la faz de la Tierra


de repente todo estaba repleto

de un silencio inédito

como no me fue jamás posible imaginar  



Sobre la autora |


María Elena Anníbali (Oncativo, Córdoba, 19 de abril de 1978) es escritora, docente y tallerista de Argentina reconocida en su labor de poeta obteniendo importantes premios y siendo reconocida por sus pares.

Su primer libro publicado fue “Las madres remotas” en el año 2007, obra que gana el concurso de la editorial Cartografías de la ciudad de Río Cuarto cuyo premio es la publicación. Diez años después se vuelve a editar por el sello Buena Vista en una colección “Amalgama” dirigida por el poeta Alejandro Schmidt. En ese momento Elena Annibali vivía en su ciudad natal, Oncativo.

Ese mismo año realiza una clínica de poesía dictada por Alejo Carbonell, editor de Caballo Negro. A partir de allí comienza a trabajar en lo que será su segundo libro “Tabaco mariposa” en el año 2009.

Su tercer libro “La casa de la niebla” publicado por Ediciones del Dock de Buenos Aires logra un gran recibimiento por los lectores, colegas y la crítica especializada.


En el año 2017 se publica “Curva de remanso”, nuevamente por Caballo Negro editora.


Facebook: Elena Annibali


·Más de la editorial |

Instagram de la editorial: @caballonegroeditora

0 comentarios


que el niño


en tu corazón multiplique

la fuerza

de una luz al desgarrarse


...



somos lo que protegemos


tu fuerza arrodillada en una tarde blanca

padre, no hay

un pensamiento concreto o una imagen

que nos separen

de la bendición del olvido


un pájaro de fuego que vuelve al humo

debe cantar para siempre


...


arcoíris en la mesa de disección


los anteojos, el mate, la muñeca

sin brazos. todos los verdes del bosque

un libro para chicos en blanco y negro

el sonido familiar antes del hervor

tu mano derecha que maniobra

una lapicera roja sobre los exámenes


la sombra de la mariposa que se suspendió

sobre nosotros diez años atrás

todavía se ve


...


hay un muerto en tu zona segura


apretaste tu cabeza contra la multitud y ahí estaba

del otro lado como una fruta descuidada por el hambre, viste

sus puños soltando aire, el color de sus piernas,

las rayas de la camisa apenas abierta y un hilo de sangre

igual a un río seco bajo el sol del verano. hay un muerto

en tu zona segura, se vuelve invisible entre los murmullos


alguien llegó antes, hizo un dibujo alrededor del cuerpo

los bordes de un fierro descargado. alcanzaste

a imaginar sus últimos segundos, su tranco veloz

la voz de alto, el estruendo. muebles que se deslizan

en la habitación de arriba. hay un muerto en tu zona segura

y ahora avanza dando manotazos de ciego por el laberinto

de tu imaginación. prende las luces, su sombra se proyecta

como el cuervo fusilado que las ramas esconden. allí lo ves

asoma su voz que no llegó a decir por la garganta del mundo

su carrera lenta, lo ves. es el guardián que custodia

los recuerdos felices del niño. el niño que olvidaste

y ahora trata de alcanzarlo pero la sombra siempre va adelante

sus piernas son ágiles. por eso se detiene y mira hacia atrás

para verte siempre ahí, descubriendo tus pies


hay un muerto en tu zona segura que crece

mientras tu corazón tantea y se ahoga

imaginás el mar de la mano de tu hijo

que entra al mundo por un espejo opaco con su horca

alcanzás a ver una sombra que muestra los dientes


y quién dibuja alrededor de los muertos, quién llega primero

y hace una marca en el suelo

hay un muerto en tu zona segura y en cada repetición

crece junto a lo que fuimos. su cuerpo

ahora se levanta y patea patea las imágenes

que reemplazan los recuerdos. hay un muerto

en tu zona segura. anida en tu espalda y te hace más fuerte

la marca de sangre negra que vuelve reales los paisajes

e inventa el deseo

como quien se asoma en la noche para acudir a un llamado,

se desviste sobre la hojarasca

y abandona su dolor a paso firme hasta encontrar el ritmo


una sola noche a la par de nuestra sombra

un árbol de fuego en el origen de la palabra bosque

en tu zona segura resiste un muerto




| Sobre el autor |


Damián Lamanna Guiñazú vive en Caseros, Pcia de Bs As. Escribe poesía y ensayo. Publicó cuatro libros de poemas -para siempre a ese fantasma (Promesa editorial, 2022), propiedad horizontal (añosluz editora, 2016), después de la superficie (editorial simulcoop, 2013) y dormir en la espalda de la lengua (edición de autor, 2011)- y editó un disco La culpa del mundo (2019) con la banda homónima. Participó de antologías en Brasil, Chile y Colombia. Es parte del UntrefCyT “Las Raras. Revistas de Poesía de los noventa” que coordina Jorge Monteleone. Por su tesis de maestría Poéticas del reverbero (ensayos sobre poesía) obtuvo la beca Sara Gallardo y en 2022 participó de la residencia Demolición/Construcción en Casa/Estudio B´atz´ (Unquillo, Córdoba). En 2016 fue invitado al Encuentro Universal de Escritores Vuelven los comuneros (Bucaramanga, Colombia). Trabaja como docente secundario y universitario y coordina el área de Literatura del Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti (ex ESMA). 


Más de la editorial 


0 comentarios

Traducciones de Federico Tinelli




The Four Seasons - “Diciembre, 1963 (Oh, qué noche)


mi padre viene de un lugar

donde al menos las iglesias


no fueron voladas de sus cimientos

mientras pequeñas niñas le rezaban a un dios


ocupadas limpiando los pisos de sus cuartos

en un paraíso sin fuego


aviso que llegué y los negros en el cuarto escuchan

ninguno estaba lo suficientemente dispuesto para ver 

a mi padre muerto


la historia, como yo la escuché, dice que el invierno 

fue una bendición

para aquellos que necesitaban un lugar donde 

esconder un cuerpo en el norte


en el sur, antes de que el mundo empezara a tragarse 

a sí mismo, nunca nevó

los puentes caerían con el peso de la muerte


es romántico, lo que el océano acerca a la sangre 

de tus hermanos

te llevará a la noche perfecta


hay un chiste escrito por hombres

sobre como las vírgenes serán las únicas salvadas 

en una película de terror


la película de terror, como yo la entiendo, 

nunca tuvo ninguna intención de salvarme a mí


oh, sepulturero

de nuevo estoy abajo tuyo esta noche


disculpa la tosquedad con la cual me ahogo

en tus interminables plumas


mira, mientras aprieto mis labios en tu cuello

y me esfumo de todas mis fotos de bebé


_________


The Four Seasons – “December, 1963 (Oh, What a Night)”


my father comes from a place

where at least the churches


weren’t blown from their foundations

while little girls prayed to a god


busy cleaning the floors of their rooms

in a heaven not on fire


I say I have arrived and the black people in the room 

hear

No one was eager enough to see my father dead


the story, as I have heard it told, says that winter was 

a blessing

for those who needed a place to hide a body in the 

north


in the south, before the world began to swallow itself, 

it never snowed

the bridges would sag with the weight of death


it is romantic, what the ocean lapping at your brothers 

blood

will drive you to on the perfect night


there is the joke written by men

about how virgins will be the only ones spared in the 

horror film


the horror film, as I understand it,

has never had any intention of sparing me


oh, undertaker

I am beneath you again tonight


forgive the clumsiness with which I drown

in your endless feathers


watch, as I press my lips to your neck

and vanish from all of my baby pictures




...


Es que no me interesa tanto la política

la violencia genera más / violencia / o eso me contaron / pero todos los rascacielos de este país / siguen parados / a pesar de la sangre / que forma un barco debajo de la lengua / tras decir su nombre / la violencia genera / más chances de fotos / al pie de templos / incendiándose / me aparezco ante la resistencia / y alguien me entrega una rosa / el color de la rendición / la violencia genera sed / algo nuevo que necesita / agua limpia / una vez / frente al cielo / negro y moteado / levanté un puño / dentro de un guante / cosido en un país / destruido por nuestras propias bombas / compré los guantes en un negocio / después de medianoche / a un cajero que llevaba una foto / de su hija en el pecho / y parecía que había llorado / antes de que llegara / la violencia genera hambre por el calor / a toda costa / me siento en un auto en marcha / y cuento todas las cosas / que aún faltan ser tragadas / por los astados fantasmas del imperio / si creás tu propia cárcel / podés encontrar tu propio mapa / hacia la libertad / el humo de nuestros motores / está llamando al sol / cerca / los océanos alcanzan / la altura de un chico / sentado en los hombros de su madre / señalando al horizonte con un solitario / y trémulo / dedo



_________

It’s Just That I’m Not Really Into Politics

violence begets more / violence / or so I've been told / but all of this country's skyscrapers / are still standing / despite the blood / that builds a boat underneath the tongue / after speaking its name / violence begets / more photo opportunities / at the feet of a burning / temple / I show up to the resistance / and someone hands me a rose / the color of surrender / violence begets thirst / a new thing in need / of clean water / once / towards the black / and spotted sky / I raised a fist / inside of a glove / sewn in a country / torn apart by our bombs / I purchased the gloves in a store / after midnight / from a cashier who wore a picture / of her daughter on her chest / and looked as though she might have been crying / before I arrived / violence begets a hunger for warmth / at all costs / I sit in a running car / and count all of the things / yet to be swallowed / by the horned ghosts of empire / If you make your own prison / you can find your own map / to freedom / the smoke from all our engines / is beckoning the sun / close / the oceans are rising / to the height of a child / sitting on a mother's shoulders / pointing to the horizon with a single / trembling / finger



...


El verano en el que se separó A Tribe Called Quest


todos los

         chicos negros en el barrio

                   todas sus billeteras

                                                                         fueron descubiertas en ciudades

                                                                         que ellos nunca

                                                                       vieron antes y ellos

                                                                                 estaban completamente vacíos

                                                                            exceptuando los huesos

                 de la última mujer

                     que los tuvo en sus brazos y 

los llamó por el 

nombre con el cual bendijeron la 

tierra y todos los cuernos

se arrastraron de vuelta hacia 

                 sus estuches y marcharon a 

                                        nuevas bocas y los padres

                                  no tenían donde 

                                  apoyar los labios y hacer cantar y

creo que esto hizo que la mamá de brandon

se fuera y, ¿qué diferencia hay 

en esas cosas que perdemos 

y esas cosas que deciden 

regalarnos una especie de

silencio feroz?

         el cambio que saltó 

                 de nuestros bolsillos hacia las rajadas

                         canchas de básquet y los hermanos mayores

    

                              que nunca encontraron el camino de vuelta a casa.

        

_________


The Summer A Tribe Called Quest Broke Up

       

         all them black

                     boys in the ‘hood

                                               had they wallets

                                                                           unearthed in cities

                                                                                                            they ain’t never

                                                                                      seen before & they

                                                                                                  was all empty

                                                                      ‘cept for maybe the bones

                                               of the last woman

         to hold them in her arms &

    call them by the

    name they blessed the

    earth with & all of the horns

                                            on my block crawled back

                                                                                 into they cases & marched to

                                                                                                                          new mouths & fathers

                                                                                                                          had nothing to press

                                                                                                                          their lips to & make sing &

                                                                                 i think this why brandon’s mother

                                                     left & what difference is there

   in those things which we lose

   & those things which decide

   to gift us with a kind

                           of feral silence?

                                         the change that leapt

                                                                     from our pockets into the cracked

                                                                                                  basketball courts & the older brothers

                                                                                                  

                                                                                                   who never found their way back home



...

Biografía del autor |


Hanif Abdurraqib es un poeta, ensayista y crítico cultural estadounidense nacido el 25 de agosto de 1983 en Columbus, Ohio. Escribió dos libros de poesía, The Crown Ain’t Worth Much (2016) y A Fortune For Your Disaster (2019). Entre otros, también publicó un libro de ensayo llamado They Can’t Kill Us Until They Kill Us, premiado como mejor libro de 2017 por distintos medios y portales, entre ellos Los Angeles Review y el Chicago Tribune. Ganó la beca MacArthur en el año 2021. 


| Biografía del traductor |


Federico Tinelli nació en Buenos Aires en 1997. Es periodista y poeta. A principios de 2021 publicó su primer libro, En el Vacío Azul, por la editorial Tren Instantáneo.