escrituras.indie es un medio alternativo para la libre difusión de literatura y arte independiente | un espacio pensado para que escritorxs y artistas compartan y difundan su trabajo | todo nuestro contenido se comparte bajo una licencia creative commons 3.0

0 comentarios





Dear Big Gods



                                    all you have to do

                                    is show yourself

                              in case you hear us

                                  we are so small

                and fenceless in the shade

                           throw us a hook

                             when you can

                 touch the scribbled

              child in the inferno

             all you have to do

   is show yourself a little

                pin your dark

         olive green parts

 against the boulder


_______

 

Queridos Grandes Dioses

 


 

 todo lo que deben hacer

                                            es mostrarse

                      en caso de que nos oigan

                             somos tan pequeños

                     e indefensos en la sombra

                            tírennos un anzuelo

                                  cuando puedan

                      toquen al niño 

  bocetado en el infierno

            todo lo que deben hacer

              es mostrarse un poco

                claven sus oscuras

               partes verde oliva

             contra la piedra


...


Hummingbird

Ask the stems in the glass to bend. Let

Your fingers fly, a momentary grasp then

slip into spaces, surge in and out of folds

where breasts begin to curve and rise.

Be God. Press your curing skin to mine,

dissolve and pronounce me. Let my eyes

fallout and embed in the carpet, rooting.

Let my hands arrange the air for you,

braiding. Reluctant sun at the window, open

your eyes burn through the dense haze with

your severe love. Slide open the bone-zip of

my spine, anoint each rigid peak. Take my

limbs and fold me over. Here's my mouth,

hummingbird, linger there, and hold

my breath.

_________


Colibrí


Pedile a los tallos en el vidrio que se doblen. 

Dejá

a tus dedos volar, un agarre momentáneo 

luego

deslizate en esos espacios, oleate entre los 

pliegues

donde los pechos empiezan a curvarse y 

subir. 

Sé Dios. Presioná tu piel sanadora contra la 

mía

disolvete y pronunciame. Dejá que mis ojos,


caigan y se incrusten en la alfombra, 

enraizándose.

Dejá que mis manos acomoden el aire para 

vos,

trenzándolo. Con el sol reticente en la 

ventana, abrí 

tus ojos incendiá la densa neblina con


tu intenso amor. Abrí la cremallera que es 


mi espina dorsal, untá cada uno de sus rígidos 

picos. Agarrá mis

extremidades y plegame. Acá está mi boca, 


colibrí, quedate ahí, y contené


mi aliento.



...



Phone call on the train


The smallest human bone in the ear

weighs no more than a grain of rice.


She keeps thinking it means something

but probably is nothing.


Something's lost, she craves it

hunting in pockets, sleeves,


checks the eyelets in fabric.

Could you confirm you were his sister?


When they pass her his rimless glasses,

they're tucked into a padded sleeve;


several signatures later,

his rucksack is in her hands


(without the perishables),

lighter than she had imagined.


_________


Llamada en el tren


El hueso humano más pequeño en el oído

no pesa más que un grano de arroz. 


Ella sigue pensando que significa algo

pero seguramente no sea nada. 


Algo se perdió, lo anhela

buscando en los bolsillos, en las mangas,


revisa los ojales en la tela.

¿Podés confirmar que eras su hermana?


Cuando le pasan sus anteojos sin marco,

están envueltos en una funda acolchada:


después de varias firmas

la mochila está en sus manos


(sin contar las pequeñeces)

más liviana de lo que la había imaginado. 



                                                  * Traducción y selección de Federico Tinelli





| Sobre la autora |


Mona Arshi es una poeta británica nacida en 1970. Es hija de padres Sij, religión monoteísta de orígen indio. Vivió la mayor parte de su infancia y adolescencia en Hounslow, Londres. Se recibió de abogada en la Universidad de Leyes de Guildford. Luego, estudió en la Universidad de Londres y en la Escuela Londinense de Economía, donde obtuvo un Máster en Derechos Humanos. Comenzó a escribir poesía en el año 2008 y, en 2015, publicó su primer libro, Small Hands (Pequeñas manos). Este fue merecedor del Forward Prize por “Mejor primera colección de poemas”. Su segundo libro, “Dear Big Gods” (Queridos Grandes Dioses), fue publicado en 2019. 



| Sobre el traductor


Federico Tinelli nació en Buenos Aires en 1997. Es periodista y poeta. A principios de 2021 publicó su primer libro, En el Vacío Azul, por la editorial Tren Instantáneo. 


0 comentarios

Carla Chinski nos introduce a la obra poética de Cecilia Cavallo y nos presenta tres poemas inéditos de la autora. 

por Carla Chinski


Collage digital por Sofía Helena Fontana (ig: @sofihfont)


La poesía de Cecilia Cavallo nos habla de una maternidad abyecta, una familia compuesta, descompuesta y recompuesta. No con sentimentalismos, sin embargo: el lenguaje poético no admite concesiones emocionales. En su primer libro, publicado por la editorial artesanal Cuadernetas con el título de Salir al bosque, reflexiona sobre los cuidados, la locura y la animalidad debajo de todas las cosas. El lenguaje podrá partir de un mundo fantasioso, pero está, en su simpleza, al alcance de la mano.


La pregunta por el yo en estos poemas es una pregunta por el hacer, por la percepción, con un cuerpo transformado y transmutado que salta de una imagen a otra, tanto en el sentido de la forma como del contenido: “¿Qué es morir?”, “¿Y si deja de respirar mientras duerme?”. Así, la irrupción de una vida sobre otra es una temática central: ¿cómo transforma mi cuerpo la presencia de un otro? ¿Cómo podemos hacer para comprenderlo? ¿Acaso se puede hablar “más allá de la lengua” (del poema “Nada se opone a la noche”)?


El mundo que construye, con asociaciones inesperadas, relatos fragmentarios y dudas dulces, se teje a partir de un corte de verso seguro y melódico en donde el cuidado de los otros se transforma en canción; así, lo que se dejó atrás, el rastro acompañado por la forma (usualmente) breve e implosionada de la poesía, nos habla de una huella sutil para la que el lenguaje poético acompaña por excelencia. 


por Carla Chinski



Ante la muerte reciente de Alfredo
Dicen de mis ojos
animal triste.
Dicen de mi lengua
el dolor la ha vuelto desbocada.
Dicen de mis tetas
no respetan al muerto.
Me tienen miedo.
La pérdida late pegada a mí
no soy mujer sola
todavía.
En estas primeras horas
la viudez alumbra
los mechones púrpuras de mi pelo
las mariposas nocturnas
los damascos que él compró y ahora fosforecen
en el centro de la mesa.

...

Abuela, cerrá fuerte los ojos
¿todavía nos ves bajo la higuera
mientras vos,
viuda entre las ramas
elegís higos y los cortás
para entregarnos nombres
madres, ciudades, lo dulce y rosado
el desparpajo de un fruto
que se abre sin pudor?

...

Tu hermana es una muchacha con una condición
Qué cosas dice la gente, hermana
tu nombre llega siempre con un suspiro
cómo cuesta pasar el rato
sin la infancia que fuimos, ay
sin el extravío que vino después
por eso me agarro de las cosas
lonita, torta, pelota
desde la reposera
susurro las reglas para estar en la plaza
jugás con mis hijos, te dejás hacer
algunos goles, contraatacás
fijate en los yuyos con sus flores blancas
qué cosa inesperada esos pétalos
creciendo en el descuido
recién ahora
caigo
la forma de estar juntas
incluye salvajismos secretos, vos
corriendo por el pasto hasta el ombú
tus tendones flojos
la risa exagerada y yo mirando
mirándote hasta donde puedo y después
el aire apretado
cómo se escribe
un suspiro.


0 comentarios

Desde Escrituras Indie te proponemos una búsqueda de tesoros, libros de los que no escuchaste hablar todavía, y el corazón lector te dice que es por ahí y sí: es por ahí. Te daremos algunas pistas para encontrarlos en la Feria de editorxs que se realizará este viernes, sábado y domingo a partir de las 14 hs en el Parque de la Estación (CABA).


por Nadia Sol Caramella, Carla Chinski  y Federico Tinelli




Un verdadero tesoro es aquel que seduce y se deja buscar sin medidas de tiempo ni espacio. ¿Encontrar? es secundario, una posibilidad. Lo que importa es ese misterio que espera bajo un manto de silencio y que anima a la búsqueda a quién está dispuestx a buscar. 


Comprar y abrir un libro es adentrarse en el descubrimiento de algo nuevo que puede salir bien, mal o regular, en el peor de los casos. El encuentro con un libro promete, no importa qué pero promete. Ningún libro pasa por la vida de alguien sin dejar un mínimo estado de decepción, alegría, deseo, enojo, sorpresa, indiferencia, belleza y tantas otras cosas. 

En esta nota daremos pistas para descubrir algunos de los tesoros que encontrarán en la Feria de editorxs, trazaremos un mapa sinuoso, aparentemente caótico, atemporal, atravesaremos paisajes novedosos e impensados, escucharemos diferentes voces y tonos, conoceremos personajes monstruosos, seres ordinarios, sutiles, estridentes, flores, animales, amigxs, amores y más. 

Pero, después de algunos nombres, datos, apreciaciones y lecturas varias no encontrarás otro tesoro más que el que estaba destinado a tu encuentro. Al final se trata de hacer el camino, de buscar con atención y distinguir en un mar de libros y recomendaciones cuál es ese libro, feliz búsqueda! Nosotrxs te acompañamos: 






El buen ladrón, Marie Howe (Postales japonesas, 2021, traducción de Salvador Biedma). Puesto: 206

Este rescate de la obra poco conocida y difundida en Latinoamérica de la poeta Marie Howe se presenta por primera vez en traducción al español. El libro fue seleccionado como ganador del premio Serie de poesía nacional por Margaret Atwood. Con un lenguaje simple, aunque no simplista, Howe trabaja con las imágenes de la tierra y la pérdida en conjunto. Son situaciones cotidianas, diarias, que están ahí, esperando a ser descubiertas por el asombro de la poesía. El traductor Salvador Biedma no solo es traductor de esta versión sino también autor, por lo que la traducción es personal, como lo fue su traducción de Del deseo, de la poeta Hilda Hilst. Y lo mejor: sale en edición bilingüe.


La ciega, Manuel Moyano y Verónica Meloni (Taller Perronautas, 2021). Puesto: 206

Un libro experimental que mezcla la poesía visual, el poema en prosa, el relato y un concepto atrapante: ¿qué percibimos cuando no vemos? Taller Perronautas, una ediorial artesanal oriunda de Córdoba, se ha dedicado a propuestas de hibridación de géneros literarios. En esa oportunidad seguimos a una protagonista, la ciega, en su recorrido por un espacio que no conocemos: cómo decir montaña sin haber visto a una montaña; qué forma parte del recuerdo y cómo lo representamos. La ciega nos fuerza a interactuar con el objeto libro, a girar la cabeza, mirar con cuidado pero, sobre todo, a reconstruir una historia de vida a partir de la literatura.


Besada por cipris, un libro de poemas de Nosis de Locri (Nosis de Locri, traducción Mariana Gardella Hueso, Rara Avis, 2021). Puesto: 177

Desde hace un tiempo que la editorial Rara Avis se está dedicando a publicar obras sobre lo extraño, lo poco conocido o lo inconseguible. Es una tarea necesaria de recopilación y difusión; empezó con la publicación de la dramaturgia de autorxs como Mariana Chaud y Eugenia Pérez Tomas y comenzó a despegar, en cuanto al catálogo, con Feminismo para el 99%. Ahora nos traen Besada por cipris, escrita por la poeta griega antigua Nosis de Locri. La relevancia de la exploración del vínculo lésbico a través de la lírica ya estaba en Safo; ahora, la heredera de esta poeta escribe versos desde un yo erótico, abierto a la experiencia como una flor, desde la palabra sobre el cuerpo. Para quienes gusten de la poesía y autores tan dispares como Catulo y el Marqués de Sade, una gran elección.

Las realidades de Madame Realismo y otras historias, Lynne Tillman (Ripio, 2021). Puesto: 176

La autora estadounidense Lynne Tillman es conocida por una literatura tanto experimental como “de experimentación” (en tanto reflexión literaria sobre la experiencia humana). En este caso, tenemos un alter ego (Madame Realismo) que toma los más de veinte años de trayectoria de Tillman como crítica y los condensa en un libro alucinante. La experiencia artística y sobre el arte, la teoría y la literatura van de la mano. La narración, por eso, sirve para articular y hacer indivisibles las fronteras del/los género/s literario/s. En Las realidades de Madame Realismo… la ficción y la no ficción se confunden en pequeños fragmentos donde Madame Realismo abre situaciones de delirio donde el realismo y lo impresionante se confunden. El uso de la ironía, el humor y la gastada, el gag literario, se conjugan con el lenguaje poético y desbocado del posmodernismo norteamericano. 


Bakkhai de Eurípides, Anne Carson (La pollera ediciones, 2021). Puesto: 164

Las bacantes de Eurípides es un texto al que regresar, por su erotismo, lo dionisíaco, y la pulsión de una naturaleza destructora. En inglés se conoce como Bakkhai, y la traducción que “hay que leer” es la de Anne Carson; no, quizás, por su precisión filológica, ni tampoco porque sea la más canónica, ni porque falten opciones en español. Se trata, simplemente, de una poeta cuya área de expertise es la literatura griega y latina, y que ha producido una traducción desde el punto de vista de una poeta, cuya trayectoria ha demostrado no solo una comprensión sobre la cultura griega y latina, sino también una comprensión sobre su productividad en lo contemporáneo. Tenemos la posibilidad de acceder a la versión en español y en inglés lado a lado. Una obra para fans de Carson y para nuevos lectores que gusten de la literatura clásica.

Carla Chinski







La nueva tokio, Ana Ussher (Tren Instantáneo, 2020). Puesto: 153

Los poemas de este libro emanan una luminosidad poco frecuente de encontrar. Cada poema funciona como una isla de un archipiélago pequeño, pero intenso. Pareciera no haber una línea narrativa concreta en La Nueva Tokio, sino un trabajo minucioso con el lenguaje que va conformando, de a poco, el libro: la idea de un lugar deshabitado es una constante —que termina por resolverse al final—, y el yo poético va yendo y viniendo entre la descripción precisa de un escenario y la intervención propia. El trabajo con la imagen es sustancial: poemas como “Verano”, “Segunda parte” o “Hace días que anuncian lluvia” ponen al lector directamente en el lugar que la autora quiere, y la duplicidad del yo en estos casos funciona de forma férrea, sin fisuras. Esto solo puede deberse a una habilidad poética insoslayable por parte de Ana, que en su primer libro ya dejó marcado un estilo personal difícil de comparar. 



Como el agua cuando corre, Julieta Paoloni (Hexágono Editoras, 2020). Puesto: 7

Julieta confió en la naturaleza para traernos una historia de vida convertida en poemario. El principal componente de este libro es el agua: el yo poético usa el reflejo que se genera allí para espejar las palabras y ponerlas en dos situaciones distintas pero complementarias: llevarnos a través de un río fluido, aunque sin dejar de remar para hacerlo. Esto es porque lo acompañamos con situaciones, vivencias y penurias que todo ser humano necesita habitar para desempeñar una transformación real y visible ante los demás: los lectores. Como el agua cuando corre es un viaje por la naturaleza que incluye un descubrimiento y una realización; en el medio, un recorrido no menos sinuoso, por estar bellamente narrado, en poemas precisos. El libro nos deja la sensación de que es posible un cambio de ruta si tomamos las armas necesarias para enfrentar la voz que nos impide hacerlo. 


Fiesta equivocada, Lucía Carvalho (Santos Locos, 2021). Puesto: 42

Lucía ya pasó por Escrituras Indie, pero en Fiesta Equivocada, —libro editado por Santos Locos, en Argentina— redobla la intención disruptiva con poemas que ponen al lector en el borde de la silla, con elucubraciones que siempre derivan en finales poéticos brillantes. La recursividad se puede precisar en el lenguaje, a veces tierno, a veces con una carga un poco más agresiva, pero siempre con el objetivo de conmover desde las palabras y las imágenes vívidas que conforman. El libro empieza con un amor fallido, de esos que todos conocemos, para ir llevándonos poco a poco a un lugar combativo, belicoso, haciendo constante alusión al feminismo y a los propios descubrimientos. Un verdadero hallazgo de la poesía latinoamericana contemporánea. 


Revientacaballos, Eleonora Gonzalez Capria (Caleta Olivia, 2021). Puesto: 79/80

En Revientacaballos, Eleonora González Capria marca el tempo de este libro/canción del recuerdo de la infancia con un lenguaje particular, sumergido en sustantivos provenientes de la memoria —que pareciera hacer referencia a una niñez en el campo, rodeada de flora y fauna— y adjetivado de manera prudente y susurrante, como si las palabras nacieran y murieran con una tarea rápida pero efectiva. En la contratapa, María Negroni dice que el sujeto poético es “siempre enigmático”: una pulsión visible de Eleonora González Capria a lo largo de todos los poemas. Su cuerpo, y el sujeto que vive lo que la poesía está relatando, son difusos, se entremezclan con solemnidad y desapego para traernos un manifiesto personal, un discurso perentorio que es menester atravesar. 


Federico Tinelli







Herbarium, Celia Fontán (La mariposa y la iguana, 2017). Puesto: 204


Este libro de Celia Fontán es un breviario de expediciones naturalistas y poéticas a un mundo exótico. Hay pasajes entre la realidad y ese mundo plagado del brillo místico que emanan las cosas por ser descubiertas y develadas, como esa flor distraída encontrada bajo el hielo siberiano. Ese que se había olvidado de florecer desde la prehistoria y Celia la rescata del tiempo, de la crónica y del lenguaje científico para traerla al mundo literario para hacernos sentir su aroma. Herbarium es un camino fantástico hecho de paisajes de ensueño, plantas exóticas, atemporales; flores raras, domésticas, salvajes, y un exquisito manejo del lenguaje. En este poemario en prosa, la autora ha logrado acercar al mundo poético el lenguaje científico de la botánica, con la sutileza de una poeta, pero con la rigurosidad instrumental del científicx. Es un libro que se abre a sus lectorxs para adentrarse una y otra vez, porque tras cada lectura queda algo por descubrir. 

Niño oruga, Pedro Mancini (Hotel de las ideas, 2021). Puesto: 196

Pedro Mancini ha sabido ganarse un lugar en la escena actual del cómic argentino, su obra se caracteriza por el dibujo de linea firme, el uso del blanco y negro y un lenguaje onírico o deformer, como suelen nombrarlo sus fans, que maravilla y despierta curiosidad. La deformidad es motor creativo, la realidad necesita ser deformada y Mancini lo sabe, por eso ha hecho un trabajo minucioso por crear una belleza inédita en un idioma particular, sabe mirar con ironía, humor y sensibilidad el mundo que lo rodea para traer a sus fans un mundo otro, subterráneo, alternativo, monstruoso y terriblemente sensible. En este nuevo libro, Pedro propone un viaje a la infancia y un homenaje a su abuelo: “el verdadero vampiro carismático ancestral”. Con un tono poético elogiable pero con el ritmo y la trama épica del cómic, el artista nos sumerge en el viaje al mundo íntimo de un personaje llamado Victor y su aventura para salvar al Ultramundo del malvado Anti-ser. Niño oruga es la memoria de un niño con mucha imaginación que ha logrado resistir al paso del tiempo y esta vez el autor lo ha dejado salir al mundo real para que se encuentre con otrxs que como él resisten al tiempo si perder la curiosidad ni la mirada “ultradeformer". 


Mi niña veneno en el jardín de las baladas del recuerdo, Tilsa Otta (Neutrinos, 2021). Puesto: 143

La poeta Tilsa Otta ha corrompido la poética peruana y latinoamericana actual con un tono inteligente, pop, juguetón y humorístico, sin perder la calidad estética, ni una poética sensible y novedosa. Este poemario es la edición argentina del primer libro de la autora editado en Perú en 2004, un libro que sigue siendo una lectura de referencia para lxs poetas más jóvenes de Latinoamérica. Como dice Mariano Blatt en el prólogo: “no muy a menudo se tiene el privilegio de ser contemporáneo de una de las grandes poetas de nuestra lengua” y no se equivoca, Tilsa es una poeta y narradora con una trayectoria admirable. Los poemas de Mi niña veneno en el jardín de las baladas del recuerdo son coloridos, cotidianos, guardan en su centro un ingenio irreverente de un tono sutil y enigmático, pero hay una tensión que desborda el paisaje aparentemente inocente de estos poemas. Una herida y las marcas de cierta crueldad sobrevuelan el horizonte de los recuerdos de esta niña, sus poemas son baladas, veneno y promesa de múltiples lecturas que resisten al tiempo. Diecisiete años después de su aparición, volvemos a hablar de este libro, quizá nunca dejamos de hacerlo, todo un mérito. 


Por el barrio/En la placita, Ioshua/Inés Púrpura (Mutanta editorial, 2020). Puesto: 10

Allá por el 2013, Ioshua e Inés Púrpura sacaron un split de poemas con su editorial Foucault is dead, un tesoro de la literatura independiente de la década del 2010. Las poéticas de estxs autorxs dialogan con una belleza tan simple y profunda que sensibiliza, pero también golpea. Porque esa poesía tiene la brutalidad de la vida cotidiana en los barrios pobres del Oeste, la realidad de lxs pibxs, sus amores, ideas y reflexiones. Una poética tan cruda, bella y profunda que debía ser rescatada y puesta en circulación nuevamente: Mutanta editorial lo hizo. Desde los últimos meses del 2020, podemos disfrutar de esta magnífica reedición con dibujos de Ioshua y un diseño a cargo de la editora y poeta Natalia Iñiguez. Un libro de culto para el futuro. 


Procesos Técnicos, Ariel Bermani (Paisanita editora, 2016). Puesto: 101

Procesos técnicos es un compendio de fragmentos y ecos sobre el oficio de la escritura. A veces, las redes sociales funcionan en la inmediatez, en esos momentos en los que dejamos en reposo el texto en el que se está trabajando para liberar tensiones scroleando, pasando el rato o dejando que nuestros dedos continúen con la lógica imantada de la escritura pero en otro soporte y tal vez con otros fines. Pareciera que la lógica interna de la propia narrativa y poética del autor han dado lugar a estas reflexiones, algo caóticas pero meticulosamente razonadas, autoconclusivas y breves, publicadas originariamente en Facebook. Es sabido que Ariel es un autor prolífico y con trayectoria en el ámbito de la enseñanza de escritura creativa. Este libro es una extensión más íntima de esa persistencia en el oficio. Procesos técnicos funciona en varias claves de lectura. Tal vez, una de las más potentes sea la búsqueda de un método personal: “escribo para saber lo que va a pasar después”. Un interesante manual de escritura que todx aspirante a escritorx encontrará provechoso. 


Historietas obvias y otros numeritos, Batato Barea (Milena Caserola/ Cosmocosa, 2018). Puesto: 31

En Fierro la rechazaron por falta de técnica y porque según ellos no se entendía lo que hacía, aun así Batato, primera clown travesti literaria, fiel a su estilo arremetió y siguió dándole vida estas historietas que distribuía en kioscos de diarios, en mano en mano y en sus performances en el Parakultural y en el Centro Cultural Rojas, entre otros. Esta payasa icónica fue una activista y una ferviente difusora de la poesía, creó un estilo teatral disruptivo que pateó el tablero de la escena. En los años post dictadura le puso el cuerpo a la libertad. Y hoy de la mano de las editoriales Milena Caserola y Cosmocosa, bajo la compilación y cuidado de Seedy González Paz podemos acceder a Historias obvias y otros numeritos, una compilación de sus historietas y material gráfico, ese mundo que creó con sus propias manos y lo hizo germinar a pesar de todo. A diferencia de otrxs artistas de la historieta argentina, los personajes de Batato son simples, flotan libres en el espacio de la hoja, no se atan a la viñeta ni a las formalidades del género, lo que prima es la esencia del sketch, el humor, la urgencia y la sutileza, los guiones son pequeños poemas o haikus. Plantea una lógica diferente, como dijo la artista en una entrevista: “en mis dibujos hablan desde el piso, las flores hasta el monigote”, una vez más Batato haciendo la libertad en sus creaciones. Este libro es un verdadero tesoro de la edición y la cultura independiente.


Nadia Sol Caramella





0 comentarios

 







*Curaduría por Mora Vitali



| Acerca de lx artista |


Alia Wombat es trans nobinarie. Creció y vive en La Matanza, conurbano bonaerense. Se formó en la Escuela Superior de Enseñanza Artística Manuel Belgrano, y actualmente en la clínica de obra de Flavia Da Rin. 

En diálogo con EI comenta: “Hago imágenes porque es una necesidad. Hay una tensión que se acumula dentro mío que encuentra cauce cuando me doy el tiempo de hacer.”

Estás imágenes conjugan su búsqueda de conciliación con sus diferentes temporalidades inherentes, su deseo de establecer un diálogo con quien fue alguna vez, y con quién potencialmente puede ser.

| Más de lx artista |


0 comentarios

Micaela Kessler nos presenta el poemario Un sapo aplastado en la Avenida San Martín de Daniela Rafael, publicado por la editorial santiagueña Chernobyl Ediciones. Una exploración sobre el mundo de la poesía y lo que significa ser poeta.


Por Micaela Kessler






Aprender a hablar desde la poesía es saber qué queremos iluminar y cuánto puede contener un poema. Daniela Rafael, escritora santiagueña, puede abrir pequeñas ventanas dentro de universos infinitos. En su poemario “Un sapo aplastado en la Avenida San Martin” editado en una edición siamesa,  junto con el libro “Edificio en llamas” de Ignacio Ratier por Chernobyl Ediciones en 2020, ella se pregunta qué necesitamos para ser poetas: “Es más fácil ser poeta que azafata” dice su yo poético en “Otra del montón”. Para ser poeta “No hay que subirse a un avión / ni andar de punta en blanco/ ni saber / otro idioma”. 


En el poema "Doble Pillow" leemos: "y quizás pida uno y me digan/no sos apta para dormir/ en un Doble Pillow/porque tienes hijos desnutridos/y en ese colchón reproducirás/ otros mil conejos como vos". El espacio que Daniela da a la política en su poemario abre nuevos interrogantes: pasamos de  preguntarnos qué es lo poetizable a quién puede hablar desde la poesía. ¿Hay experiencias más válidas para la poesía? ¿Y para la política? La poesía en Daniela Rafael aparece como reivindicación del propio idioma, legitimación de la propia experiencia, espacio del decir. Corre el foco de la figura del poeta para democratizar la palabra. ¿Qué tiene voz y qué no en los "clarines y naciones"? 


¿Alguien puede, además, decir quién es apto para dormir en un Doble Pillow o, mismo, para ser poeta?  “Ser poeta puede ser simplemente/ estar sentada en un sillón, de noche/ mientras mi hijo mira el celular” reza el poema “Otra del montón”. Ser poeta puede ser vivir, escribir desde la propia experiencia, lo diario y, también, lo inevitable: “Aunque camine suspendida en el aire / pasará una avioneta fumigando con glifosato”, dice el poema “Doble Pillow”. Escribir y preguntar: “¿Esto es un poema?” (del poema “Un sapo aplastado en la Avenida San Martín”) es también ser poeta.


Es un poemario que busca y explora, que mira el mundo y lo conoce y se asombra- Se acerca y se aleja para volver a mirar. Un poemario que pone en tensión la experiencia poética, el deseo, el sentimiento y la memoria. Y habla de lo propio y así también de lo ajeno. Donde, al final, queda resonando la pregunta: ¿qué importa ser poeta cuando existe la poesía?: “Lo único valioso, hasta el momento / es el sapo aplastado / de la Avenida San Martín”.



| Dos poemas del libro |



Otra del montón 


Es más fácil ser poeta que azafata.

Creo en eso.

No hay que subirse a un avión 

ni andar de punta en blanco 

ni saber 

otro idioma.

Ser poeta puede ser simplemente 

estar sentada en un sillón, de noche

mientras mi hijo mira el celular.

Las imágenes en la pantalla desfilan

se mueven

cambian 

colisionan.

Toco su pierna para que me vea.

Te leo un poema, le digo.

Pone el celular a un lado y recuesta

su cabeza en mi hombro.

Leo “Una del montón” de Wislawa Szymborzka

Soy la que soy

Casualidad inconcebible 

Como todas las casualidades….

Mi hijo me escucha atento.

Esta buena, dice

¿Es tuya?


...


Doble Pillow 


Nadie está entero

ni se mantiene erguido

ni tiene la dentadura sana

ni ha sufrido menos que su vecino.

Nadie está a salvo de recibir un golpe

ni sabe de dónde vendrá el impacto final.

Aunque camine suspendida en el aire

pasará una avioneta fumigando con glifosato.

La cena de esta noche llegó contaminada 

a mi mesa

y también han contaminado mi cerebro 

con desinformación.

El hambre y la culpa son mías 

y algún día habrá un colchón Doble Pillow 

promocionado a página doble 

en los clarines y naciones 

con descuentos bárbaros 

y quizás pida uno y me digan 

no sos apta para dormir 

en un Doble Pillow

porque tienes hijos desnutridos 

y no sabes nada de educación sexual

y en ese colchón reproducirás 

otros mil conejos como vos.

Y tal vez les dé la razón 

Porque la publicidad dirá:

El mejor dormir está en este colchón DOBLE PILLOW

Y si tuviera el colchón 

querrán acostarse todos

y eso será igual 

a no tenerlo.



| Contacto |


Ig: Daniela Rafael

Ig: Chernobyl ediciones