Comienza la perla con un grano de arena

y el árbol con la semilla comienza
y el color con la luz que estalla y se divide
y la línea con un punto

bien reconozco estas cosas
y el delgado estambre que se tuerce
y la radícula

el frágil
ínfimo inicio

pequeña
todo el misterio es comenzar
tal comienza el astro en el átomo
la música en el silencio

el movimiento en la quietud

como ese grano de arena que has dejado bajo mi lengua



..

Han hecho con nosotros

se ha vuelto recurrente
el aleteo
espasmódico de la polilla
en el aire del cuarto

como siempre
la tomo en un puño
voy hasta la puerta
y la arrojo en la noche

cada tanto
yo mismo me quedo
afuera

repaso el día
la soledad
haber llegado a ese instante

sumo colillas y palabras
rescato el color de una fruta
la muerdo con mis dientes infantiles

pienso en mis muertos y en mis vivos
pienso en ella y la excluyo de esas categorías

a veces un estremecimiento escalofriante
viene a recordarme
que hay algo vivo
dentro de mi puño

abro la mano
y dejo que se embarque en la noche

así también han hecho con nosotros

..

La ganancia de un hombre

he ganado conmigo
la reliquia dudosa
del estremecimiento de la mano rozando el oro de aquello
que se fuga

y he perdido conmigo la majestuosa corona de la espuma
arriba de la ola
la algarabía del bosque y el estruendo de la gota al estrellarse

pocas cosas gana un hombre
acaso su polvo
pero ya se ha desvanecido para entonces

ni siquiera la materia en que su historia se escribe

pero tú no saldrás de mi amor
hasta que el día reviente su caballo

..

Otro poema a mi niña nonata

no quiero ver que llegas a inaugurar la casa
la desolada alegría de nombrarte luna o pétalo
el íntimo pavor de amarte como nadie puede
mientras en la piedra se gesta un arma
que triza vidrios
y pájaros

pequeña hermosa
no empujes contra el tiempo
no excaves para salirte hacia esta tierra
como una alimaña que al fin ha encontrado
su alimento

no desees tu paso ni tu vida
más allá de ti
más allá de todos
el deseo es un tesoro que se invierte
una llaga conque acaricia la belleza
y estamos desconcertados
y tristes

no quiero darte al mundo
no quiero verte feliz entre la muerte y el horror humano

aquí no hay nada para nadie
aquí todo se extingue

y  yo mismo seré un día un desamanecido
golpeará en mi carne el atareado fragor de la vida que se arrastra
y es oscura
más oscura que la noche a la que temes

y no quiero tu manita cerrada en la pregunta
sobre el tallo de la flor que arrancas
sobre ese silencio que nos aleja para siempre

dejemos de gimotear con las furias que da el desentenderse
con el amor herido de quien no puede cuidarte de ti misma
de quien nada puede
apenas pensarte como un dolor que se ama
como un animal cruel y débil a un mismo tiempo

pequeña
bestezuela
deja de excavar sobre este doble insomnio

todo el amor que puedo darte cabe en estas manos
que también saben matar


[ sobre el autor ]


Jotaele Andrade: poeta. Nacido en La Plata. 1974. Ha publicado: El salto de los antílopes (El Mono armado, 2012), El oleaje del mundo (Editorial Azul, 2013), Elefantes con anteojos (selección) (Editorial Morosophos, 2013).
Sus poemas han sido publicados en diferentes páginas de internet y en diversas antologías. Ha conducido talleres literarios y ciclos de poesía. Coordinó el 1er Festival Internacional de Poesía y Acampada poética en la Ciudad de Azul, en 2013.

3 comentarios:

Luciano B dijo...

gran trabajo. felicitaciones

inx dijo...

Maraviloso poeta que recién descubro

Alicia Solda dijo...

Qué hermosa poesía!!!! felicitaciones!!!

Publicar un comentario