Carver / Tres Rosas Amarillas

Leo realismo en la tapa, en la solapa, en la biografía de su autor y lo pienso como una torpe nomenclatura. El texto trata de cuidar por todos los medios la forma en que fueron dichos los hechos. Cuando la realidad no se plasma sino que se construye. Se forma con relatos. No es que el cuidado de Carver en las citas y la austeridad de las descripciones reflejen la realidad, por el contrario: generan realidad, como conglomerado de textos, construyen a partir de las formas del relato, incluso de esas formas elididas de las que se alimenta el minimalismo.

Publicado en La Comunidad Inconfesable Nº 19 (Enlace)


2 comentarios:

c J. [ poesía pendular ] dijo...

la realidad es siempre, claro, construcción... se trate del "realismo sucio" de carver (sí, torpe nomenclatura nomás) o de la teoría cuántica... carver sabía bien que con palabras no se accede a lo real (que sería una de las justificaciones del "realismo"), pero que por lo menos se pueden crear chispazos fríos que alumbren donde (y cuando) nadie mira...

Juan Pablo Cozzi dijo...

"Hágase la luz!"
De alguna manera, C.J., alumbrar también es crear.
Saludos,

Publicar un comentario