Ella se sienta a mirar el mar.
(Así es su relación - Sólo se miran. De vez en cuando se tientan y ella deja que él le roce los pies. Él la busca, la mira, la atrae. Ella se contiene y casi nunca cede).

Él la mira, se acerca, le pregunta.
-¿Qué hacés?
Ella le contesta.
-Nada, pienso en que las olas son como orgasmos.

Él no sabe qué decir.
Eso, a ella, le divierte.


Las olas son como orgasmos.

5 comentarios:

Nadia Sol dijo...

muy bueno mujer! me gusto! re-bienvenida! bsos

C. J. [ poesía pendular ] dijo...

me gusta me gusta

omar sisterna dijo...

que bueno!!! no se por que me acorde de una cancion... de la loca del muelle de san blas o algo asi !
Saludos!

xoana vélez dijo...

ingenioso y original y lindo. besos !

la prometida del rey de los locos dijo...

Tarde pero segura mi alegría de que estés de vuelta!

Publicar un comentario