Ella interrumpe mi lectura desde la puerta abierta
con el sol a su espalda esconde el rostro en la sombra
chasquea las páginas de mi libro
y me trae de nuevo a mi silla

no entiendo sus palabras
no reconozco sus gestos
me pierdo en su contorno

imagino su rostro
y lágrimas de noche
una historia imprecisa
y besos

al menos tengo el consuelo
de saber que nunca
interrumpió mi lectura.

3 comentarios:

El Viajero Sedentario dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El Viajero Sedentario dijo...

Quise decir que... es muy difícil ser tan sincero.
Me gustó mucho este poema. Sinceramente.

xoana velez dijo...

a mí también me gusto.

Publicar un comentario