12

Amiga,
el cielo está demasiado claro
no puedo dormir
me pierdo
pienso en hombres
se extienden como árboles en la ruta
si los toco, desaparecen
¿dónde estarán aquellos, dispuestos a quedarse
conmigo
solo conmigo
cuando florezca el miedo y amaine el esfuerzo?

32

Amiga
nos quedamos vacías
como el río
que pasa
y pasa
y no deja
más
que mugre
plásticos de colores y esas cosas.

47

Amiga,
no puedo estar lejos de casa
ni tampoco
cerca
de las personas.
Hoy tomé demasiadas cervezas
intentaba encontrar el fondo
pero no hay fin, cuando los demás están dispuestos a pagar.
La noche se hizo helada
partí a casa
caminando sobre cuerdas frágiles que se me tendían como amantes.

9

Amiga,
perdón
yo quisiera que la noche fuera nuestra aliada
y sus habitantes, mis queridos
pero no puedo dejarme
tragar
por ese corazón desgarrado.
veo mis planes
apilándose
como huesos en el desierto
¿seré de las que no pueden
abandonarse
al desenfreno?
la noche me rodea
como una mosca
y yo no tengo fuerzas para espantarla.



*Selección de “De cuando te fuiste y me dejaste tu casa con el freezer lleno 
y las frazadas de invierno, abajo” 


[sobre la autora]

Malena Saito. 1994. Acuariana jugada. Puanner fallida. Tilda mal palabras y relaciones. Vende libritos.  Elige hacer, siempre. Todavía no murió. 

1 comentarios:

Hugo E. Heredia dijo...

Me gusto la metáfora.caminar sobre cuerdas fragiles que se me tendían como amantes

Publicar un comentario