Desde el oeste profundo llega una nueva joya a las bateas de los discos independientes, "Hasta nunca", de Sol Marianela, ya dio qué hablar con un merecido primer puesto en las descargas de Bandcamp Argentina. 

por Claudio Kobelt

Hasta Nunca cover art
Ella es una explosión, una energía incontenible de ritmos y sonrisas, una trabajadora ardua en la nueva canción independiente que viene componiendo, cantando y tocando desde hace ya 12 años. Sus presentaciones en vivo en la Zona Oeste eran el único encuentro posible con las canciones sin registro de esta chica del pelo de colores, hasta que finalmente, y luego de tanta espera, Sol Marianela editó su primer disco, Hasta Nunca, a principios de Abril de este año con una excelente repercusión del público y la crítica, llegando en muy breve tiempo a ubicarse entre lo más escuchado en nuestro país mediante la plataforma Bandcamp.

Esta placa presenta de la mejor manera a Sol Marianela ante el gran público, y la redefine ante sus viejos fanáticos con nuevas versiones de sus temas ya conocidos. Entre los mayores responsables de esta nueva lectura, del sonido brillante y la fuerza imparable de este álbum, está sin dudas Ignacio Castillo, productor del álbum y artesano meticuloso del aspecto sonoro.  Castillo toma a aquella chica de la guitarra criolla salvaje, rescata su esencia y la potencia sabiendo bien donde poner el acento y la atención, logrando un resultado más que favorable y que posiciona este debut como uno de los discos del año.


Resulta imposible hablar de géneros y estilos para Hasta nunca, álbum que exhibe ecos tanto del  Punk como del pop, el folk rock, Boom boom Kid, Cucsifae, The Smiths, y tantas referencias más, y resulta tan refrescante que así sea pues ese es otro de los ingredientes que hacen que esta placa se sienta honesta, sincera, fruto de la más pura pasión. 

El disco arranca con la genial “Los Novios”, canción de ritmo pleno ideal para el  baile y la liberación del cuerpo, y si bien desborda de energía y diversión, su letra manifiesta un dolor innegable (“No papá, los novios dañan / es mejor tener amigos”) y la referencia nunca antes tratada pero bien conocida sobre las perdidas adicionales en el rompimiento de una relación: “Las familias de nuestros novios no son nuestras / cuando los dejas te dejan”. Con partes iguales de angustia y alegría, “Los Novios” parece resumir la esencia de la placa en cuanto a espíritu y sonido, en esa mezcla de géneros, influencias y texturas. La voz de Sol abarca diferentes dimensiones volviéndose rabiosa, dulce, alegre y melancólica para una misma canción, con unas hermosas y poderosas armonías vocales de fondo. Con la fórmula de la canción pop cumplida a la perfección, es este un tema ideal para entrar bailando y con una sonrisa al mundo de Sol Marianela, un hit con todas las letras.

“Guardarropas” comienza hablando de la ropa comprada en ferias americanas para profundizar acerca del ciclo de vida de las cosas, esas pertenencias materiales con las que nos encariñamos y se vuelven nuestra identidad. Es la primera de las canciones de Marianela que trabaja el concepto del desapego, con la idea clara que nada ni nadie es eterno, y menos aún dueño de algo –o alguien- por siempre. Todo es pasajero, las propiedades, las relaciones, el amor.

“Porno de chicas” es sumamente pegadiza y adictiva, con un ensamble de voces maravilla de nuevo pop, y un estribillo para cantar todos los días;  “Tendrán sus razones” baja las revoluciones y exhibe una ternura dulce y romántica en una balada sobre la ausencia y el vacío en la soledad, y en la misma temática, sobre el alejamiento y la pérdida del objeto del afecto, aunque con otro sujeto, sigue “Mi Gato”, sentida y triste añoranza acerca de ese amigo felino  perdido.

“Ramitas”  habla del deseo de volver a una vida en la soledad del bosque, relacionándola en concepto con “Metodología de escape”,  donde relata la calma bucólica de observar el movimiento de las hojas de un árbol.  “El poder de la canción” debate sobre la responsabilidad del mensaje en la música,  y “Las bandas que escucho son mías” cuenta del celo y el sentimiento  de propiedad de los grupos que uno descubre y  por los que se apasiona: “las bandas que escucho son mías, son mis amigas”.

Despreocúpense, mi naturaleza no es la felicidad” entona en  “Los amigos no son para siempre”, donde dice eso de “no necesitar de la gente que me abandonará”, para terminar gritando  “Yo solo quiero crecer más/ para volverme fuerte”. Una canción perfecta de pies a cabeza.


Con 12 canciones, entre ellas dos tracks instrumentales (uno a mitad del disco y otro como cierre), Sol Marianela demuestra un talento innegable y un poder sin límites para la melodía pop. En su voz cruda y  sus dedos inquietos reside una luz radiante y viva, un espíritu natural y libre, una entidad bella, suave y salvaje que llegó para quedarse. 

descargá Hasta Nunca
Colaborá con la campaña crowdfunding "Libera a los vegetales"

1 comentarios:

Sil Brunacci dijo...

INCREIBLE, ME ERIZO LA PIEL!!!!

Publicar un comentario