Señor tiene que traerme: el primer orín de la mañana, y venirse en ayunas ¿sí? A lo sumo café, mate o té, nada de sólidos, menos en su estado. Y no se olvide el carnecito de la Mutual y la papeleta roja a la que le va a tener que adherir una foto 4x4 en el cuadrito que tiene en la parte superior. Si es antigua mejor. Mírela un poquito para tener presente cuál era su cara antes de todo esto, se puede llevar una sorpresa. El Formulario de Admisión lo pide en el segundo piso, tercera puerta a la derecha, pregunte por Liliana. Los días y horarios que puede retirarlo son: martes, miércoles y viernes de 12:45 a 13 hs. Por favor, complételo sólo con sus datos, no nos interesan los de su ex.

Déjeme decirle algo, en realidad, tampoco deberían interesarle a usted… ¿Quién soy yo para darle consejos?, me va a decir ¿verdad? No es que una quiera opinar así por opinar nomás, pero sinceramente, podría cambiar esa caríta, que como su caso, se imaginará que hemos visto miles, y a la final, como dijo la Mora Furtado, el tiempo lo cura todo. Ya va a ver. Además es joven, pintón … tiene toda una vida por delante.

Ahora que lo veo en detalle, hasta desahuciado parece atractivo. Que llamativo ¿no?

Esto que yo le digo es un pálpito, porque el diagnóstico se lo va a dar el dotor cuando vea los resultados de los análises, pero no le doy mas de dos o tres añitos de duelo. Es lo normal en estos casos.

De todas formas, eso es harina de otro costal.

Sigamos.

Además de la papeleta roja, el Formulario de Admisión, el orín y la fotito 4x4, tiene que traer: las cartas que nunca le escribió, las fotos de esos viajes no hicieron nunca, y si tiene alguno de los correos electrónicos que se enviaba con el otro, del que tampoco nos interesan los datos de filiación, y por lo tanto denominaremos durante todo su tratamiento como El Tercero, ¿esta claro?. En un sobre papel madera, debe adjuntarme los TDK60 esos que me dijo que le grababa con música que le gustaba sólo a él.

Después, con todos los resultados de los analises, me llama y saca un turno para el dotor. Dígale que viene a cerrarse el plexo.

Que lo dejó su chongo y que no para de llorar. Descríbale lo síntomas, más que nada lo que me contó a mí. Supongo que si le aclara que llora cada vez que ve una foto de Baby Etchecopar, lo interna sin preguntarle tanto. Y déjese de moquear mijito, que ya se va a poner bién.

Una última cosita. Al dorso de este formulario va a encontrar unas palabras que escribió nuestro primer recuperado. No las tome muy en cuenta, porque tampoco es tan real que se haya recuperado recuperado. Preferimos decirle así, sino se nos vienen encima los de la Auditoria del Ministerio de Salud a preguntarnos que qué hacemos con nuestros pacientes, y no es cuestión. Hay muchas familias que comen de estos subsidios, ¿me entiende?. Así que sin chistar me lee todas esas palabritas inspiradoras. Es una simple formalidad, la psicóloga seguramente le pregunte algunas cositas del testo.

Que tenga buen día. ¿Familiares de Robledo? 



Ya no quiero leerte…

o en todo caso, descifrar que.

caer en la cuenta que

no tenerme es

como empastillarte para no desear,

no vaya a ser cosa que te lo permitas y el INADI te sancione por puto. 

Ya no quiero

en la pana verde de tu devenir chic,

adivinar el signo del flácido tiro bajo,

que se me llene el culo de preguntas,

y caiga en la cuenta que

con el trip hop de este vínculo,

mientras musicalizábamos

el semen y las chirlos

con Into The Blue de Moby,

o desde que

tomar Rita Lín,

Buscapina,

IbuEvanol,

Bayaspirina C,

Dramamine,

o

porque sumado al abandono de la chica que te ayudaba en casa,

al raso mal estirado de la sábana,

al pegote en la pared del cuarto

que sin esponjita de metal

viene siendo

el cuadro de Minimal Art

que no me regalaste jamás,

porque no lo iba a saber apreciar,

dijiste,

atragantada la glotis de glande. 



Dejar la luz apagada, no querés

prendida, no querés

iluminando lo convexo

espalda con espalda

del silencio, no quiero

como mortaja

como insoportable repetición del repeat

¿Cómo lo inhabilito?. No puedo

No tiene pilas el control remoto.

No tenemos dinero para.


Ponés El Patinando

O tu idea del esfuerzo sobre hielo.

Embobado con el plástico de la porno miseria,

no querés hablar

no quiero hablar.


No quieras,

ojala nunca quieras.


Hagámonos zapping

del kamasutra

que la posición perrito,

abejorro en polen,

empleado de familiar empresa en quiebra

beneficiario de plan Trabajar en línea rojo,

ascendiendo,

se licue y nos confunda

y nos una,

como sí

formando el trazo único,

solo en la pizarra,

solo en la cama,

solo en la ducha,

en la cucha sólo el perro

o el buey bien mal

se lame,

se relame la herida,

el tajo.

solo,

como López Rega en el día del amigo

o más. 


Otro reality del expibe del cuarto G

y van,

dirá la del sexto

que dice la del quinto

que dijo la del segundo,

viuda y con todo el conchudo tiempo libre que puedas imaginarte

que pueda soportarme,

solo,

en la cucha,

que el de la administración

no quiere cojersela porque

las expensas.

Las demás sospecharían. 


Al que le cortaron la luz ¿vistes?

dirá que escucho decir la del sexto

a la del quinto con Syberian Husky incluido

que dijo la del segundo,

y, seguro que se gastó el sueldo…

Bah… Gastar, gastar, no.

Se droga.

En eso se gastará la güita,

seguro.

Puto y Falopero.

Parece que es así,

mira sino los cantantes pop,

y ahora el Vaticano,

dando explicaciones,

que no dejan en claro

cuál es la diferencia

entre el celibato y el punchi punchi.

Qué se yo por qué, 

será que como son raritos. 


El expibe del cuatro G,

con mas historial que un convicto,

un sufrido, sin mami desde nene.

En la primaria le tiró una silla a una maestra embarazada.

Se fugó de la casa, el padre desesperado.

Cómo sufrió ese hombre,

hasta el último día,

sólo, con tres criaturas ingobernables,

viudo, tan joven.

Y sí,

lo mínimo que podía pasarle es que alguno le saliera para el otro lado.

Una cosa no quita la otra.

La nena me contó,

vistes que hicieron teatro juntos,

la nena mía se recuperó de eso, igual

Parece que el padre…

y que por esos es el que peor de los tres quedó. 

Que pasará pensando el portero, ´

que le habrán dicho de nosotros

la del sexto

que alguna vez dijo la del quinto

que escuchó de la del segundo

que en el desfigure

de carita atormentada

porque otra vez me abandonaron,

no me acostumbro a la segunda del singular,

desencuadre de placer,

fuera de foco devenir en masturbación,

dicen que Mirtha sin Daniel no es Tinayre,

y si 

chau chau,

abandonarme es fácil,

sacás la basura,

un colchón que cortáste

como exorcizándote de,

date dos semanas,

caerás en la cuenta que

no tenerme es

como empastillarte para no desear

y listo.

No tengo que llorar me dijo el horóscopo de Clarín,

Sorpresa: alguien lo abandona. 

Después de todo, es probable que

las lágrimas no duren ni siquiera

lo que la crudeza cree que dura el desdén

1 comentarios:

Roberto Cerretani, Luciano Ranzoni y el Gran Don Cesar dijo...

Simplemente, valió la pena trajinar este día, ya que casi al final de el los he conocido y esto me permitió llenarme el alma de poesía, les dejo un muchísimas gracias con el corazón.

Publicar un comentario