Sin revanchas

Con suerte me queda un poco
del resto de los días en penumbras y de tus manos
que se saben hermosas y que están entre soledades espasmódicas

el poema que hoy te escribo, tiene las caries y el olvido piadoso
del fondo del vaso con hielo, vodka y mi devoción
moribunda de las tres de la mañana.

Sin espejos.

1 comentarios:

Babs · dijo...

Uf, duele ver(me) en tus palabras.
Fantástico, L.
Aplaudote.

Publicar un comentario