Y pienso :

* como inclinarias la cabeza hacia mi, para dejar en direccion al cielo tus labios entreabiertos.
como dejarias desmayarte del deseo sin desmentir la belleza del semblante de un momento ideal nos pertenece.

Y pienso:

* como mis propias manos recorren el borde de tú cuerpo todavia vestido. Y como mi lengua ( todavia humeda) lo desviste sin pudor originario.

Rostro es tú rostro que no desmiente la idealidad del momento.

Manos son tus manos; tan delicadas como las mias que no quieren dejar de trazar paralelos infinitos en aquel glogo desconocido.

Lengua es la mia, inagotadamente húmeda de tú deseo. Y ahora camina sobre el relieve de tú pecho; ese es el centro de un muy arenoso desierto.

* * *

Y tú cuerpo, erguido como el mejor Adonis griego y como el más dormido Enéas latino, suspira mi cabello mientras le miento que duermo en ese algibe fornicado de afecto.

* Así estoy yo pasando las horas que cuentan dias con los ojos de tú forma.

4 comentarios:

Nadia Caramella dijo...

Soos genial leandro!!! increiblemente genial, hoy cuando salimos de la facu (mientras observamos en el tren, las formas ajenas llenas de ajenia como diria cris) hablamos de erotismo, de este erotismo!! sos genial!! me sorprendes!! gracias por compartir lo q escribis...te quierooo

·SOFía ELe· dijo...

"pasando las horas que cuentan dias con los ojos de tu forma"

guauuu. te zarpaste pibe. ¡¡aplausísimos!!

la prometida del rey de los locos dijo...

No dejás de sorprenderme, qué hermosas formas le das a lo más abtracto que hay.

leandro dijo...

Muchas gracias gente linda, no pense que les iba a gustar de este modo. jejee cuando nos juntemos comentamos el topico de la literatura erotica , esta bueno ese tema para conversar. Besos !

Publicar un comentario