Te quedabas en tu pieza enumerando las contradicciones que nacían de tus ideas.
¿Cuál era el miedo? Decímelo.
Te pido que rememores aquellos momentos en los que te halagaron.
Si el porro nos hace reír fumemos uno
¿Por que no?
Te miro, hay cientos de móviles para la acción, sos una mujer hermosa, puedo decirlo
¿Por que habría de no hacerlo?
Sabes, tengo mis ilusiones, de madre, de tierra, de polen
De rostros que gesticulen una vez más la mueca del amor.
Tu pieza y afuera, una cuidad veloz
En la cuidad hay una particula, un espacio que te contiene y no
A mí me gusta leer muchas veces la misma poesía y adoro robar
Ando en tren, voy a hacer las tareas tontas de la vida diariamente
¿Por qué no habría de hacerlo?
¿Por qué no pagaría mi boleto y por qué lo pagaría? Se me ocurre de repente, son preguntas esenciales.
Las respuestas solo dan felicidad, como repetir aquella lectura, como pegarte agua del mar sobre la piel, como salir del cuarto y encontrar un encuentro en un paisaje de lata, y aún con el paladar salado saber reír.
Vos te quedabas pensando, esa forma triste de llevar la historia sobre tus rodillas, para acurrucarla una y otra vez. Yo no dejo de mirarte, aunque también haga otras cosas…
Te pregunto. Un viaje, una conspiración, un caramelo, un vagón destartalado, una exposición ¿porque no habría de hacerlo?

1 comentarios:

Nadia Caramella dijo...

Xoa sos lo mas nena!! me gusta mucho lo que estas escribiendo, que bueno que dejaste las zonas oscuras para otras menos..aunque también hay cierto gusto amargo en esto, soltaste y dejaste que tus versos sean menos violentos (ya no son esos cuchillos)... Segui asaltando almas dulcemente, querida Xo!

Publicar un comentario