Sin lugar. Caminando sin saber donde ir,
olvidando intentar ser fieles.
Miro al cielo y me pregunto si hay cielo.

Nos une la rabia, el deseo,
la contaminacion.
Nos une una luz, una muerte.

Y cada vez que intento oir solo escucho,
y cada letra que cae de mi
me libera de algo para no volver.

Soy guardian y prisionero
tratando de no morir,
o no vivir sin decubrir
que ha pasado con eso que fuimos
hace no mucho tiempo.

Me han dicho que escribir
es como querer curar el cancer.
Vamos perdiendo una parte por hacerlo.
Vamos combatiendo la enfermedad.

6 comentarios:

C. J. [ poesía pendular ] dijo...

"nos una una luz, una muerte"

hace falta más...

C. J. [ poesía pendular ] dijo...

igual, no sé quién lo invito al pibito éste...

lucas garcia dijo...

tenes problemas al redactar comentarios parece.. no se que quisiste decir

Nadia Caramella dijo...

jajajajaja!!

C. J. [ poesía pendular ] dijo...

falta un signo de interrogación (?), pero está implícito amigazo...

la prometida del rey de los locos dijo...

me apego a "cada letra que cae de mí/me libera de algo para no volver". es la diálisis que muchos necesitamos

Publicar un comentario