Era un oleaje de ternura,
a veces tempestuoso,
otras suave como si me acariciara.
Se había apoderado
de todos los aspectos
que dan fe de mi existencia.
Su vida abrazó la mía para siempre.
Años antes ya nos conocíamos
en la dimensión de los sueños.
La noche que olvidé la ansiedad al futuro
irrumpió a través de mí.
El día que se abrió mi cuerpo
las olas cesaron.
El tiempo se detuvo en su rostro
idéntico al que recordaba.
Lo imperceptible se tornó elemental y maravilloso,
lo esencial en la linguística
que comparten aquellos
de sensibilidad enfermiza.
Aquellos que se encuentran antes de nacer
en mundos surrealistas,
provocando olas tan fuertes
en el espacio que media entre los seres,
que transforman la vida cotidiana
en momentos tracendentales.

Al Amor y al Arte, fusionados en vos.

2 comentarios:

Nadia Caramella dijo...

por qué amo lo que escribis? tu poema es como Jasmin fue Azul antes de ser, fue poema antes de nacer, ese poema no lo olvido...tal vez sea por esa asimilación q tus palabras me suenan a "Al Amor y al Arte, fusionados en vos" (un vos que me llega como poema...)

El Viajero Sedentario dijo...

Muy bueno. No se pierden nunca ni el arte, ni la existencia ni el amor.

Publicar un comentario